lunes, 17 de diciembre de 2018

DEMENCIA DIGITAL, ¿LA ENFERMEDAD DEL SIGLO XXI?


Hay una palabra inglesa (Smart) que rápidamente se ha ido adjuntado como prefijo a otros términos –también ingleses- para calificar a los nuevos dispositivos: surgieron así los smartphones, smartglasses o la smartTV. Sin embargo, y curiosamente, de tan inteligentes que son estos aparatos nos están volviendo a los usuarios cada vez menos “smart”, menos inteligentes, hasta el punto que se está demostrando que el uso continuado de estos ¿teléfonos? (quizás lo deberíamos llamar mini ordenadores) están mermando las capacidades intelectivas de las personas, naciendo así el término de “demencia digital”. Antes de adentramos -a continuación- en este post, ¿recuerda usted los dígitos de los teléfonos de -al menos- diez de sus amigos y otros diez de su familia más próxima?

lunes, 10 de diciembre de 2018

POR UN BUEN USO DE LAS TIC (EN CASA Y EN EL COLE)

Son las 8:45 de una mañana cualquiera. Apenas faltan 15 minutos para que abran las puertas del colegio y, en sus puertas, se agolpan familias con sus hijos. Hay niños que optan por jugar al clásico “pita”, pilla pilla o bien aprovechan para hacer “unos pases” con el balón. En otro lugar hay niños intercambiándose cromos del último coleccionable. Otra opción para mitigar esos 15 minutos antes de la apertura de puertas, para algunos niños, es ver en el teléfono de su padre unos dibujos animados en youtube; algo inocuo, o no…

lunes, 3 de diciembre de 2018

¿DEBEN LOS NIÑOS TENER REGALOS POR APROBAR?

A las puertas de la primera evaluación (y también las vacaciones de Navidad, con sus consabidos regalos de Reyes Magos y/o Papa Noel/Santa Claus), mientras los tutores se ufanan en escudriñar cómo ha ido tal alumno en su asignatura se celebran reuniones con los restantes docentes que han impartido clases a sus alumnos. Se trata de dar la nota más justa mediante la evaluación continua. Para ello se emplean varios cortes: exámenes mensuales, controles, kahoot!,  así como otras variables: comportamiento en el aula, colaboración con restantes compañeros, participación, etc. Muchos alumnos recibirán de sus padres -gracias a estas notas- un regalo extra por su esfuerzo y dedicación durante el trimestre. Y ahora, aquí va la pregunta del millón: ¿Deben los padres hacer un regalo para compensar el esfuerzo durante todo el trimestre?