viernes, 20 de abril de 2018

PROS Y CONTRAS DE LA FORMACIÓN PROFESIONAL

Nunca antes unos ciclos formativos como lo es la Formación Profesional había estado tanto tiempo en el ojo del huracán. Si hace 3  décadas la “desinformación”  de la sociedad en general aparcaba en un rincón  dichos estudios por la escasa proyección social, hoy la Formación Profesional vuelve a estar en boca de todos por dos aspectos fundamentales: la elevada empleabilidad de quienes recurren a estos estudios y –por el contrario- el lastre que ofrecen las familias por su –aún- baja categoría social.


Estas y otras reflexiones se pueden extraer del informe recientemente publicado por un estudio realizado por el IESE a iniciativa de las Fundaciones Atresmedia y MAPFRE. De entrada, dos datos altamente representativos de estos estudios y cómo se sitúan ante otros ciclos: según el informe, la percepción de los estudios de Formación Profesional desde el prisma de la valoración social es de un exiguo 4,82 (sobre 10);  el Bachillerato obtiene un 7,61 y la Universidad un 8,32. Sin embargo, y como contrapartida, los docentes de los ciclos de Formación Profesional obtienen una valoración (también sobre 10) de  7,88, mientras que los homólogos de Bachillerato se quedan en un 7,15 y los profesores de Universidad en un 6,65.

Resultado de imagen de ciclos formación profesional


"Cada vez más universitarios optan por estudiar módulos de FP al término de su carrera universitaria debido a la elevada empleabilidad que aportan dichos módulos, garantizándose así un puesto de trabajo"

El estudio pone de manifiesto que la familia sigue teniendo un peso crucial en los chavales a la hora de elegir, encarrilando a sus hijos hacia estudios de Formación Profesional cuando perciben que no estén suficientemente preparados para abordar estudios de Bachillerato y/o Universitarios. El estudio, elaborado por IESE, se titula “Reflexiones sobre la Formación Profesional de Grado Medio y Superior en España” y aporta –sin embargo- fantásticos antagonismos. Así pues, si las familias son en parte quienes deciden el futuro académico de los alumnos en base a su baja preparación, sin embargo –tal y como ha defendido José Ramón Pin, profesor emérito de IESE- “la FP resulta el camino más seguro y directo al mercado laboral respecto a otras posibilidades como la Universidad”.  Es más, Pin ha asegurado que en el informe se han encontrado con cientos de casos de alumnos universitarios que –al término de su carrera universitaria- optan por ampliar su formación no a través de un curso de postgrado sino mediante módulos de FP, los cuales le aportarán una mayor garantía de inserción en el mercado laboral.
El informe apuesta decididamente por la FP después de que se ponga de manifiesto una sobrecualificación de los titulados superiores, mostrándose una frustración de éstos ante serias dificultades para acceder a un primer puesto de trabajo, en contraposición con la alta empleabilidad que ofrece la FP.

No obstante, los partidarios de la FP elevan algunas reclamaciones: una mejora en el nivel de inglés de la FP reglada, actualizaciones más frecuentes del currículo de FP y que se pueda aumentar la autonomía de los centros que imparten dichos estudios.

El estudio elaborado por el IESE deja entrever unos aspectos clave:

  • La Formación Profesional ha demostrado su eficacia para hacer frente al abandono escolar, donde la tasa de paro en titulados en FP es menor a la de los compañeros universitarios.
  • La Formación Profesional se dirige hacia un aprendizaje eminentemente práctico.
  • La globalización encaja como un guante con los estudios de Formación Profesional, siendo éstos completamente válidos en cualquier país del mundo.
  • Amplia variedad en la oferta. En España hay hasta 162 títulos distintos correspondientes a 26 familias profesionales.