viernes, 9 de febrero de 2018

"EN EDUCACIÓN FÍSICA ES POSIBLE APLICAR GAMIFICACIÓN, REALIDAD AUMENTADA Y VIRTUAL...¡Y LOS RESULTADOS SON MARAVILLOSOS!"

Dentro de nuestro apartado de entrevistas queremos que este blog sirva como altavoz para conocer las mejores prácticas en docencia de diversos profesores y/o Instituciones Educativas en España. Recientemente entrevistábamos a un profesor 10: David Montejano. En esta ocasión lo hacemos a una colega que ha conseguido revolucionar la asignatura de Educación Física, Lucía Esther Quintero González,  gracias entre otras cosas a su propia implicación en su formación -ya va por su segunda tesis doctoral- y en la aplicación de tecnologías que, a priori, pudieran parecer no "aptas" para aplicar en gimnasia.




Vaya por delante nuestra más cordial enhorabuena por su galardón como Mejor docente de secundaria en los premios EducaAbanca. Estas candidaturas las postulan alumnos, compañeros, etc y posteriormente vosotros sois quienes decidís defenderla. ¿Cuáles han sido -si las conoces- las motivaciones para que -y de manera tan global- alumnos, familias, colegas te hayan elegido? En caso de no conocerlas, ¿qué te intuyes?
En realidad ha sido el alumnado quien rellenaba  un cuestionario así como compañeros que querían nominar a otros profesores. Los finalistas no sabemos qué han dicho de nosotros, desconocemos qué han escrito de nosotros en ese formulario. Lo que sí sabemos es que, y entre otras cosas, se valoraba que los aprendizajes traspasasen las paredes del centro, la implicación del alumno desde el punto de vista emocional respecto a las tácticas del profesorado. A partir de ciertas fases posteriores sí se nos pidió un curriculum, habiendo así dos filtros: lo que han dicho de nosotros los alumnos, profesores y familias; y en un segundo filtro el curriculum personal profesional de cada profesor en función de la formación, si dedicábamos tiempo a la investigación...nos pedían describir nuestras metodologías. Y en base a todo esto es de donde ha salido la puntuación final.

¿Llegáis a saber qué han dicho los alumnos?
No. Y muchos finalistas sí lo han preguntado para saberlo pero no lo quieren decir para salvaguardar el secreto de quien se ha manifestado. Lo único que sabemos son pequeñas frases (extractos) de qué habían dicho de nosotros.

Hace 30 años asignaturas como Educación Física o Plástica eran consideradas las "marías". ¿Qué ha cambiado -por suerte- para que estas disciplinas cobren su auténtico valor?
La Educación Física ha cambiado mucho de por sí. Hace muchos años era más cuantitativa, se valoraba en mayor medida quién saltaba más, quién corría más rápido...y hoy día la asignatura no tiene nada que ver. Es de hecho la única que educa al alumno de manera integral y -además- a través del movimiento. Es la que mejor representa el trabajo cooperativo del alumno, saliendo del aula. Educación Física parte de dicha premisa de entornos colaborativos: partimos que no hay mesas ni sillas, que el alumnado coopera y nos permite trabajar de manera diferente; y eso yo lo veo para los profesores de nuestra disciplina un potencial enorme. Ahora mismo trabajamos por competencias, lo que implica que no no sólo trabajamos el deporte o la actividad física, sino que los trabajamos (los contenidos) a través del deporte y la actividad física. El fin no es que mejore físicamente, sino que mediante el movimiento logramos que el alumnado coopere, que sea autónomo en el cuidado de su salud, que aprenda a superar sus frustraciones; es decir, que si hoy un niño no alcanza sus metas se desmotiva y a través de la Educación Física conseguimos que éstos aprendan a gestionar sus fracasos.

Por cierto ¿su asignatura es más de motivación que de aprender? Es decir, un chico motivado y aún esforzándose, si no le sale bien, ¿aprueba o suspende?
Aprobaría...dependiendo. Me explico: lo más probable es que sí aprobara porque lo que valoramos es la superación, que haya habido un proceso de mejora. Porque no se trata que el que mejor lo que hace obtenga mejor nota, sino que el que más ha evolucionado saca mejor nota (o mejores resultados) respecto a quien ya tenía un mejor nivel de partida físico. Pero recordemos que no sólo evaluamos la parte física, sino que también se valora la parte cognitiva y la parte social. Por ello hay que ver de dónde parte cada alumno y a dónde llega. Yo, a lo largo de una evaluación, puedo hacer que un alumno que no se atrevía a liderar un grupo no sólo lo haga sino que lo haga con una buena dosis de éxito, le guste y -además- quiera repetir. De modo que has logrado cambiar la parte más social. Hay gente que no le guste liderar un grupo, o no le guste trabajar en grupo; y desde la Educación Física logramos invertir esta tendencia, mejorando esos aprendizajes más sociales.



"Mediante la gamificación se creó un clima de superación de todos los alumnos muy interesante y donde los chavales cooperaron por alcanzar un fin. En el centro de la imagen, Lucía Esther Quintero junto a sus alumnos".

Hace unos meses el neuroeducador Jesús Guillén mencionaba ante cientos de profesores que estaban haciendo -seguramente- algo mal en sus horarios: poner la asignatura de Educación Física justo a última hora cuando lo correcto sería ponerla a primera hora pues aumenta la concentración. ¿Cómo tus alumnos incrementan su concentración cuando les das gimnasia a primera hora?
Enfocas la corriente de neuromotricidad, de neurodidáctica; y parece que son cosas nuevas, pero son ya antiguas: el cerebro para aprender necesita emocionarse y necesita movimiento. Hay estudios que demuestran que después de una implicación motriz se aprende mejor. Ojo, y también justo lo contrario: sabemos que cuando hay actividades sedentarias y actividad intelectual intensa el cerebro desconecta...se cansa. Esto en realidad ya lo sabemos. Se dice que es necesaria una actividad física diaria de 60 minutos para estar sano y sin embargo nosotros pretendamos tener al alumnado sentado 6 horas todas las mañanas, ¡y qué aprendan! Ya no es sólo el hecho de que estén sentados...sino que además se le exija rendir al máximo de su capacidad intelectual en cada periodo de 50 minutos. Yo creo que si eso nos lo planteásemos como adultos no seríamos capaces. Si hoy nos fuésemos a una reunión que requiere una gran actividad intelectual y dura más de 2 horas, llega un momento en el que no somos capaces de rendir, al final desconectas...Y eso en realidad es lo que se le está pidiendo al alumnado: que rinda a un mismo nivel de capacidad esas 6 horas seguidas.
A la inversa lo vemos de manera más clara con los planes lectores de los centros. Se quitan horas de otras materias para que mejoren en los planes lectores, sabemos que es una necesidad y todo el mundo acepta perder horas de cualquier materia para mejorar en esa área que sabemos que hay una carencia. Y sin embargo no se concibe perder un ratito de todas las materias para ganar esa motricidad que beneficiaría a todos los demás aprendizajes en las restantes materias.

Mencionaba Francisco Mora que los profesores deberían ser considerados "la joya de la corona del país" y que debería aumentar la reputación de éstos. ¿Cómo ayudan estos galardones a que la sociedad en general entienda la gran labor que hacen día a día los profesores?
Creo que cuando se habla de educación sólo nos referimos a los aspectos negativos o bien señalar aquellas cosas que van mal dentro de la Educación; parece que sólo vemos la parte negativa. Y estos premios lo que hacen es poner en valor la parte positiva, de gente que trabaja para solucionar todos los problemas existentes en la Educación; que los problemas no son sólo del profesorado. Y no, los problemas son de la sociedad en general. Y hay que poner en valor a todos los miembros de la comunidad educativa que trabajan para que eso mejore. En relación con la labor del profesorado hay un aspecto muy curioso, y hay un símil que se podría extraer del mundo de la competición: vemos que tenemos a la gente mejor formada en las categorías superiores, siendo los mejor formados, los mejor pagados. Y hay una corriente que dice que esa gente -la mejor formada- debería estar en las bases; siendo precisamente en éstas donde tenemos a los peor pagados, peor formados y con menores recursos. Y, en realidad, si lo invirtiésemos, la gente con los mayores recursos y los más formados estuvieran en las bases quizás obtuviéramos una sociedad con profesionales más exitosos. Parece que los profesionales de la docencia mejor formados y con mayores recursos para la investigación tienen que ser sólo los docentes universitarios, decayendo en todas las etapas educativas. pero es que ni se valora ni se promociona ni nada... Si estás en etapas universitarias como docente y quieres investigar, hay horas, recursos económicos y materiales; pero en secundaria eso  -directamente- no existe. Y al final te ves haciendo tu trabajo con una formación extra que ni se reconoce ni es remunerada. Mira, un dato: hace años que no se ofrecen cátedras ni en primaria ni en secundaria.


"No hay nada mejor que un ocio activo y que haya deporte de por medio; sobre todo por todo aquello que esa actividad física aporta en paralelo más beneficios: coorperativismo, manejar frustraciones, ser respetuosos con los semejantes"

En tu carrera profesional habrás ido evolucionando la forma de enseñar. ¿Cuáles son los valores diferenciales de Lucía Quintero hoy respecto a cuando empezaste, o hace 5 años?
Ha evolucionado, y mucho, porque siempre estoy en continua formación. No he parado de formarme nunca. De hecho este año empecé mi segunda tesis doctoral. La formación sin duda alguna propicia cambios muy positivos en el aula, empiezas a ver qué se está haciendo en otros países, metodologías emergentes que funcionan. Pero al final resulta muy difícil maridarlo pues esa formación la tenemos que hacer en nuestro propio tiempo de ocio; y yo lo hago por motivación mía, personal porque en los centros no hay tiempo para ello. Pero es muy difícil que el profesorado se recicle si no se destina tiempo laboral a ello. Y yo, cuanto más me formo más se modifican mis prácticas de aula. En mi formación cobró mucha fuerza todo lo relacionado con las TIC, tecnologías del aprendizaje y el conocimiento, y que precisamente están muy conectadas con las necesidades del alumno del siglo XXI. Lo que trato es dar la vuelta a todos los aspectos negativos de la tecnología para que ayude a mejorar mi materia, tratar la salud del alumnado a través de esas nuevas tecnologías, aparte de otras muchas otras tecnologías emergentes: el trabajo cooperativo, la gamificación...
Así que cuanto más me formo más se modifican mis prácticas docentes en el aula; y cuanto más veo que mejoran los procesos de aprendizaje de los alumnos más me engancho a seguir. Es como un bucle de formación y transformación.


He visto que trabajas con tecnología de Realidad aumentada y virtual. A muchos docentes seguramente les choque cómo un colega -y de Educación Física- puede emplear dichas tecnologías, cuando en asignaturas -teóricamente- más susceptibles de ser usadas (Historia, Naturales, etc) apenas se implantan. ¿Cómo animarías a los profesores de España para que aparquen sus miedos y se decidan a implantar estas TIC en el aula? ¿Cómo perciben los alumnos las clases al trabajar con estas TIC?
Hay un miedo al cambio, un miedo a perder aquello que ya tienes controlado y te funciona: tu zona de confort. Lo que sucede con las tecnologías es que siempre van a ir por delante en la escuela. Yo creo que hay que formar a los profesores para perder esos miedo porque tienen controladas esas formas de trabajar; más bien de lo que se trataría es de incentivar aquella capacidad creativa con la que vincular la asignatura; y eso no está hecho. No hay un manual que diga a cada profesor: "coge esta tecnología y úsala así". Siempre tendrá que haber profesores que se arriesguen a hacer las cosas "diferentes". Y ojo, lo más probable es que no te funcione; pero si no lo pruebas nunca lo sabrás. Y si fallas, en realidad, no pasa nada.
Yo hace ya 2 años que empecé a indagar tanto en Realidad Aumentada como en Realidad Virtual pero no me gustaban los contenidos que había para mi materia y el siguiente paso fue ver de qué manera podía yo crear contenidos más atractivos. Pero volvemos a lo mismo de antes: el centro no está dotado, ni con recursos económicos ni materiales con lo cual todos los recursos son míos. Hay veces que parece que estamos esperando que las cosas vengan de fuera de los centros. Pero quizás debería haber una doble vía.
Con los inspectores...¡nadie los quiere ver! Bueno, pues a mí me encantaría que viniera un inspector y viera qué hago yo en el aula. Seguramente hay muchos docentes que quieren que sus prácticas docentes sean inspeccionadas. Del mismo modo parece que la dotación tecnológica siempre tiene que venir desde arriba, ¿por qué no se puede permitir que sea el profesorado quien decida qué tecnología necesita; que no venga todo impuesto desde arriba. Si en el centro no hay espacio y/o recursos al final el docente se ve solo. Si esos contenidos que yo creo en solitario los pudiera hacer de manera colaborativa, entonces estaríamos sumando esfuerzos.

Has "gamificado" a los alumnos de 2º de la ESO con una tarea muy chula e interesante para los chicos. Podrías contar con más detalle qué hiciste, cómo lo vivieron los chavales y qué retos se alcanzaron...
Monté una historia, un juego, donde los chavales tienen que salvar el futuro del planeta de unos mutantes que han dejado de moverse por estar hiperconectados. Lo desarrollé para los chavales de 2º de ESO del curso pasado y se vinculó una aventura gamificada con los contenidos curriculares, motivándoles a los alumnos a avanzar en el juego, superar unos retos, pasar de nivel, etc. Se llegaron a "picar" entre ellos, con una competición positiva, donde todos los alumnos querían conseguir más puntos pero -curiosamente- no a costa de otros equipos, donde los chavales incluso de equipos contrarios trabajaban de manera cooperativa. Con lo cual se creó un clima de superación de todos los alumnos muy interesante. De las misiones había 4 vinculadas con un criterio de evaluación. Había una relacionada con cualidades físicas básicas y tenían que aprender a mejorar su rendimiento con el móvil. Los alumnos se enfrentaban a dos tipos de mutantes: los seres hiperconectados y, por otro lado, aquellos "mutantes" que empleamos las tecnologías de modo más correcto pero que -también- llega un momento en el que tenemos que aprender a desconectar. Y algo similar sucede en la vida real: empleamos mucha tecnología que nos resuelve en gran medida la vida pero hay que aprender a vivir momentos de desconexión. Y en las misiones tenían que aprender a desconectar y relajarse y los alumnos aprendieron yoga y taichi como recurso de liberación y catarsis. En otra actividad incluso implicamos a las familias de los alumnos: acudimos a un paraje protegido próximo a la escuela y estuvimos limpiando una pequeña zona costera.
Para los alumnos cada misión tenía una finalidad vinculada a los criterios de la materia y al final hubo muchos alumnos que compartían en Twitter las cartas del juego que habían coleccionado como algo relevante, lo que cada cierta idea del gran interés que demostraron en este juego.

A propósito... ¿los chavales de hoy día se "mueven" (respecto a hace 30 años) muy poco por culpa de las TIC o han dejado de moverse por otras causas?
Han dejado de moverse por varias causas. Si en su familia  hay diversos contextos sedentarios inclinará la balanza en una u otra dirección. Detectamos que hay alumnos que llegan a clase con evidentes síntomas de falta de sueño porque  -quizás- se consienta en sus hogares que puedan estar conectados a sus equipos de manera indiscriminada. Eso es un problema muy serio: alumnos que llegan al centro y a lo mejor se han acostado a las 3 o 4 de la mañana por haber estado conectados o jugando por la noche. Y eso es responsabilidad de todos. Luego tienes alumnos que en secundaria no tienen ni teléfono móvil, y también tienen derecho a una alfabetización adecuada. Hay dos extremos: gente hiperconectada y otra que apenas se ha conectado en su vida. Y en el termino medio, más que la virtud, está que hay que educar en los buenos usos. Se está hablando recientemente mucho de los nativos digitales pero en realidad, porque hayan nacido en una época eminentemente digital, los niños han demostrado que no saben utilizar dichas tecnologías de manera adecuada. Saben que hay una tecnología pero desconocen sus potencialidades, sus usos.. Desconocen qué cosas son legales o ilegales. Saben que si te peleas en el colegio está prohibido, y que si lo haces serás amonestado; pero no saben que si sacas una foto a un compañero y lo compartes en una red eso también está prohibido y tiene otra sanción. Desconocen los malos usos, y hay que educarlos desde diversos frentes: familia, colegios, sociedad...

¿Hay alguna alternativa mejor para un sábado por la tarde que jugar en un parque con otros niños, pelota, bicicleta, etc.?
No hay nada mejor que un ocio activo y que haya deporte de por medio; sobre todo por todo aquello que esa actividad física aporta en paralelo más beneficios: trabajar con otros chicos de manera colaborativa jugando al fútbol, saber esperar turnos para utilizar una tirolina, saber manejar una frustación, saber divertirte, conocer que tienes ese recurso el resto de tu vida para no estresarte, mejorar tu estado físico y mental... Si se pudiera elevar una "queja", yo abogo por hacer parques infantiles inclusivos, adaptados a niños con problemas motores.

Recientemente publicábamos que los alumnos españoles están justitos en aprendizaje colaborativo, cuando se ha demostrado que es uno de los pilares del futuro. ¿Cómo llevas a cabo una clase para que los alumnos sean participativos? ¿Por qué es tan bueno el aprendizaje colaborativo?
El problema es que en las pruebas externas no se miden dichas competencias y al final lo único que se mide es lo cognitivo. No es coherente que se quiera trabajar en competencias pero que al final se evalúen sólo por exámenes porque eso limita lo que pueda hacer un profesor en su aula. Lo único que puede hacer (el profesor) es que el alumno intente resolver del mejor modo posible un examen. Yo lo que suelo hacer es formarme en que haya una interdependencia positiva, y para que el grupo funcione todos tienen que aportar teniendo en cuenta otros factores, pudiendo evaluar de todos modos de manera individual el trabajo colaborativo en un equipo, lo que haya podido aportar cada miembro del grupo. 

¿Como ves el futuro de la docencia en España. Es decir, debería profesionalizarse aún más con pruebas quizás más exigentes? (formación continua, etc.)
El profesor no está escaso de formación, sino que se desmotiva paulatinamente: no hay beneficio si te esfuerzas más. Hay que reconocer la labor de aquel que trabaja de manera eficaz; pero nunca en base a los resultados de los alumnos porque no depende de tu buena labor docente.. Creo que va más por los incentivos. En la escuela pública no hay posibilidad ascender. Los incentivos no tienen por qué ser económicos, pueden ser incentivos en horas para dedicarlas a la investigación, puntos por un posible traslado, etc.  Hay que incentivar a los profesores para que se vea recompensado su trabajo, que se vea que está valorado. Nadie trabaja el triple para ganar lo mismo que lo demás.

Mencionabas en una entrevista que "estar sano es fundamental"... ¿Debería ser la asignatura de Educación Física obligatoria incluso en etapas universitarias?
Me encantaría y sería una propuesta excelente. Los estudios dicen que en la población femenina, después de la ESO, la mayoría abandonan cualquier tipo de actividad física el resto de su vida. Hay programas pilotos en otros países para que esa práctica física en la Universidad sea obligatorio. Pero en España, en 2º de Bachillerato ya no es obligatorio, sólo como una optativa.



Lucía Esther Quintero González ha sido finalista como Mejor Docente de España al Premio Educa Abanca en la categoría de Educación Secundaria. Es profesora de Educación Física en el IES Güímar, en Islas Canarias.