martes, 9 de enero de 2018

LEER, GIMNASIA PARA EL CEREBRO

Tras las Navidades los niños habrán recibido diversos regalos. Apenas unas semanas atrás mencionábamos los beneficios que ofrece a los niños escribir -¿de nuevo? con un simple bolígrafo. El juez Calatayud, afamado por sus consejos y condenas ejemplarizantes a los menores de edad, instaba estos días en su blog que no hay mejor regalo para un niño que un reloj de aguja... Así las cosas, probablemente muchos niños hayan recibido consolas de juego, smartphones y tabletas; pero también  -seguro- hay Reyes Magos muy inteligentes que han optado por regalar un libro, un excelente regalo por múltiples motivos...


¿Pero por qué es tan importante/interesante regalar un libro? Si eres de los que aún ve dicho objeto como una forma de acceder a información, al entretenimiento...tenemos algo que decirte: leer es -sin duda alguna- uno de los mejores ejercicios para mantener activo y "en forma" el cerebro así como las capacidades mentales, como la memoria, el razonamiento y/o la percepción. Cada vez que abrimos un libro y nos entregamos a su lectura activamos el hemisferio izquierdo (el habilitado para el lenguaje), que es el más dotado para emprender capacidades analíticas en las personas; pero son otras tantas áreas cerebrales las que se activan con la lectura en ambos hemisferios. Hay que decodificar las letras, formar palabras y oraciones y transformarlas -de manera casi inmediata- en sonidos mentales, para lo cual se requiere activar áreas de la corteza cerebral. Así, mientras la corteza occipital y temporal se activan para ver y reconocer el valor semántico de las palabras (su significado), la corteza frontal se activa mientras evocamos -de manera mental- los sonidos de las palabras que leemos. ¿Sabías que el contenido del texto que estés leyendo -sean ficticios o no- activan determinadas áreas emocionales del cerebro y la amígdala? Razonar un contenido y entender lo que acabamos de leer activa otra área del cerebro: la corteza prefrontal y la memoria de trabajo, que es la que empleamos a diario para planificarnos, resolver problemas y tomar decisiones en una u otra dirección.


Mientras suceden todas estas acciones en centésimas de segundo a la vez que lees este texto, la realidad es que leer refuerza considerablemente numerosas habilidades sociales, facilita en gran medida la empatía entre diversas personas y reduce el nivel de estrés del lector; y eso que aún no nos hemos adentrado en los (otros) beneficios de la lectura, como el del entretenimiento, la información/formación que aporta, etc.

¿Y qué leemos?
Puestos a elegir, según el novelista y psicólogo Keith Oatley, de la Universidad de Toronto, Canadá,  la literatura de ficción es mucho más beneficiosa debido a que su lectura es una simulación de nosotros mismos en interacción. Según Oatley este tipo de literatura, al ser vista como una exploración de las mentes ajenas, hace que quien lee mejore su empatía y su comprensión de los demás. La ficción incluye personajes y situaciones complejas que puede tener efectos especialmente beneficiosos; y para ello cita un trabajo donde muestra que la lectura de la saga de Harry Potter lograría rebajar los prejuicios de los lectores.

En Singladura, como empresa especializada en Educación, somos unos firmes defensores de los hábitos lectores en todas las etapas de la vida sobre todo desde las más tempranas, donde los docentes deben ayudar a guiar a cada alumno en la lectura de los libros que despierten la curiosidad y el ansia por leer.

No en vano, debemos recordar un dato que se extrae del último informe sobre la Lectura en España, encargado por la Federación de Gremios de Editores. En dicho informe se pone de manifiesto que los españoles no conseguimos incrementar nuestro nivel de lectura, donde (y según el CIS) un 39% de los ciudadanos españoles en el año 2015 no leyó ningún libro. Ante este panorama tan desolador el Gobierno tiene previsto iniciar (otro) Plan Nacional de Fomento de la Lectura. Desde Singladura apoyamos todas estas iniciativas recordando que parte del éxito de los alumnos en pruebas externas e internas radica en una perfecta comprensión lectora.

Tel: 91 776 25 70