sábado, 1 de julio de 2017

"LA ETAPA DE LA ADOLESCENCIA SE HA ALARGADO MUCHO Y HAY UNA RESPONSABILIDAD PATERNA"

En Singladura siempre nos hemos caracterizado por ofrecer entrevistas relevantes donde tanto el entrevistado como los temas de debate sean-ya no sólo- de máxima actualidad sino de gran interés para la comunidad educativa en particular. Si hace apenas unas semanas acercábamos la visión de David Calle (nominado a los "Nobel" de la docencia) o la del gran neuroeducador Francisco Mora, en esta ocasión contamos con la opinión de Javier Urra. Psicólogo forense en la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia y Juzgados de Menores de Madrid, es además un gran especialista en la gestión de jóvenes conflictivos. Acoso escolar, uso de las tecnologías por los menores, demandas de hijos a padres...Desde Singladura agradecemos con gran cariño a Javier Urra su tiempo al concedernos esta -imprescindible- entrevista.

Empecemos por temas sociales donde los niños son los protagonistas: acoso escolar. ¿Cuáles son los motivos que empujan a los niños a odiar a sus semejantes?
Partamos de la idea de que los niños no odian a sus semejantes. Puede haber algún niño que tenga recelo, o bien que se sienta martirizado por la conducta de otros; y que llegue incluso al rencor; pero el odio creo que es muy difícil encontrarlo en los niños. El maltratador en la infancia banaliza los hechos y no es consciente de las consecuencias que pueda tener. En casos muy excepcionales puede llegar a desesperanzarse hasta el punto de pensar en llegar a quitarse la vida. Pero la realidad es que éstos son casos que son noticia -precisamente- porque son profundamente excepcionales.



Javier Urra es especialista en la gestión de niños conflictivos. Ha escrito más de 40 libros ofreciendo pautas a padres.

Respecto al acoso escolar, el uso de tecnología y redes sociales ayuda a "viralizar" y difundir estos ataques. ¿Cómo es el uso que hacen los chavales de las Nuevas tecnologías?

Los niños hoy nacen con estas nuevas tecnologías que, por cierto, ya no son tan nuevas...y las emplean para comunicarse y transmitir muchas cosas. De manera muy reciente, con los atentados de Manchester, hemos podido observar que estas tecnologías han servido para ser positivos, para colaborar, para ser generosos...En otros casos sirven para jugar, en otros para informar y el punto negativo que tenemos es cuando se usa mal, como para informarse de dietas erróneas que llevan a niñas a que sean anoréxicas o bien, como apuntabas antes, hacia el tema del ciberacoso, ridiculizando, vejando.

¿Son los acosadores -también- unos "fracasados escolares" o no tiene que ver?
El acosador suele ser un chaval que suele ser físicamente fuerte, que es consciente que no es querido pero que sí se siente respetado muchas veces por el miedo. ¿Implica eso que tiene buenas o malas notas, que fracasa escolarmente? Yo creo que no encontramos una relación...

Resultado de imagen de javier urra

Por cierto, pronúnciese respecto a las condenas "ejemplarizantes" del juez Calatayud: exageradas, educativas, positivas...
Particularmente yo soy muy amigo de Emilio y son medidas judiciales que calan muy bien en los medios de comunicación porque él es muy buen comunicador; pero tengamos en cuenta que son las medidas que se ponen en todos los juzgados de España. Muchas veces medidas retributivas, medidas de contacto con los servicios sociales o con víctimas...Son "condenas" que tienen mucha lógica, mucha coherencia,que es la que tiene la Ley de responsabilidad penal del menor 5/2000.

"¿El uso del móvil en la mesa? Mejor apagado. Cuando estoy -cara a cara- con mis compañeros o con la familia lo que hago -¡siempre! es desconectar el teléfono. Lo que quiero es estar con ellos y disfrutar de la conversación"

Una reflexión.  Viendo ahora a niños de 10 años mucha gente piensa que están creciendo demasiado rápido, que han quemado muy rápida su etapa de la infancia, con gustos musicales más propios de adolescentes, madurando quizás muy rápidamente; y veo -y leo- noticias de adolescentes que se emborrachan a partir de 12 años. Sin buscar culpables -o sí- ¿por qué hoy los niños han evolucionado de esta manera?
Parte del problema arranca en que estamos inmersos en una sociedad muy consumista y -por otro lado- se ha acortado el tiempo de la infancia, alargándose sin embargo (y mucho) el tiempo de la adolescencia. En España el primer contacto con el alcohol está en los 13 años y 9 meses porque los niños imitan las pautas de los adultos. También es cierto que hoy no sólo educan los padres sino también las escuelas, la red social, los medios de comunicación, etc. Se ha acortado mucho el tiempo de ingenuidad de la infancia pero es un tema social, del mundo en general...
Los padres tienen una obligación de supervisar las conductas de los hijos, y tienen que saber con quiénes van, qué consumen, qué horarios tienen los hijos. Y para esto también necesitamos apoyo legislativo, apoyo de las policías municipales que pidan DNI, modificación de la publicidad. Hace poco tiempo intervine en el Congreso de los Diputados para hablar de este tema. Hay muchas cosas que hacer y los padres tienen una parte de responsabilidad (obvia) en este sentido; pero se trata de una responsabilidad que debe ser compartida.


Resultado de imagen de javier urra

Hace 3 décadas la tasa de abandono escolar era mínima y aquellos niños que no querían continuar estudiando aprendían un "oficio". ¿Debemos preocuparnos con los Ninis?
Desde hace unos años el abandono escolar es menor. Tenemos un abandono escolar en España muy alto y así lo reflejan los estudios de PISA pero los últimos años se ha reducido esta cifra.

Si recuerda el revuelo que se formó con el youtuber que llamó "caranchoa" a un repartidor, la sociedad en su conjunto clamaba que quizás la bofetada se la tuvo que haber dado antes el padre para no reírse de las personas. ¿Se han perdido los valores en la familia y el "todo vale" impera entre los menores, futuro innegable de la sociedad?

Yo creo que la sociedad sí tiene valores, tiene virtudes y hace las cosas francamente bien. Ahora bien, si hablamos de una pérdida de respeto, de criterio, se ha rehuido a la autoridad, la respuesta es sí. Se quiere dar una idea de que los valores e ideas antiguos eran mejores que los actuales, y ya lo decía Sócrates, pero yo no tengo esa visión. Ahora bien, hay casos y situaciones de gente que es un despropósito, de malas formas, sí. Pero no es la sociedad en general.

Un padre y/o un profesor da un cachete a un niño y rápido sobrevolará sobre él la posibilidad de una denuncia. ¿Nos hemos pasado de sobreproteger al menor respecto a la patria potestad del padre y/o educador?
No, en absoluto. Sí cabe la posibilidad de que un menor denuncie a su padre, como que un padre denuncie a su hijo. Lo que ocurre que detrás de la denuncia de un hijo porque le ha pegado un cachete su padre nunca habrá una sanción a un padre; no la ha habido jamás. Y los medios de comunicación, a veces, transmiten noticias mal intencionadamente. Por dar un cachete a un hijo no se ha sancionado a nadie nunca. ¿Se puede denunciar? Sí ¿Va a llevar esa denuncia al padre a algo? No. ¿Debemos quitar la posibilidad de denunciar? No. ¿Y esa denuncia va a llevar a algo? No. Una madre le quita el teléfono a un niño y el juez se plantea...pero la Audiencia dice no. La madre le ha quitado el teléfono y no pasa nada.. Las denuncias suelen venir porque son padres separados, siempre hay algo o alguien que malmete; la realidad es más compleja.

Debemos enseñar que es posible reunirnos a la mesa sin móviles
Cualquier dispositivo electrónico debería estar prohibido usarlo en la mesa. Adivina qué hace Javier Urra...
La escena de una familia en un restaurante donde los padres están con el whatsapp y el facebook y los niños con la Nintendo ya es un clásico pero, sinceramente, no creo que sea la mejor estampa. ¿En qué hemos fallado para reducir -incluso eliminar- la conversación entre nuestros hijos/padres?
Pues que quizás dedicamos poco tiempo, poca ilusión. Yo no lo termino de entender. Yo cuando estoy con mi mujer y mis hijos lo que hacemos es hablar y el teléfono lo empleo cuando es necesario, como para hacer esta entrevista. Pero cuando estoy -cara a cara- con mis compañeros o con la familia lo que hago es desconectar el teléfono y eso me da fuerza y autoridad para decir a mis hijos: "estamos juntos, piel con piel, cara a cara, vamos a aprovechar nuestro tiempo para hablar"; y tiempo habrá después para mandar whatsapp, jugar con la nintendo o ver las redes sociales. Cuando una familia se reúne en torno a una mensa es tiempo para estar juntos, y que se viva con intensidad, con ilusión.

Leo: "Los alumnos de ESO podrán obtener el título con dos suspensos" ¿Esto no es promover la ley del mínimo esfuerzo?
No sé si es promover la ley del mínimo esfuerzo, tampoco te voy a decir tanto; pero sí creo que hay que exigir mucho más a los alumnos de lo que se les exige actualmente y hay chavales que deben ser suspendidos y eso les debe acarrear una sanción de esfuerzo. Aprender requiere memoria, la memoria requiere atención y nadie ha dicho que estudiar sea fácil. Pero necesitamos gente muy preparada. Hay que motivar a los chicos, hay que enseñarles a los chavales la pasión por el aprendizaje; pero, si fallan, hay que suspenderles y que noten la diferencia entre los que sí se esfuerzan de los que no.

Un consejo de profesional: ¿qué puede hacer un padre para que su hijo obedezca a la primera -o a la segunda cómo máximo-y no a la decimoquinta? Gracias.
Bueno, un padre debería leer un buen libro. Yo he escrito 42. Y un padre debe prepararse para ser padre, y leer libros que ayuden a conciliar temas en la relación entre padre e hijos, saber cómo se imponen las normas, cómo se motiva a un hijo o cómo se pone una sanción. La gente cuando se compra un coche se lee el manual. Hay que leer, hay que estudiar para ser padres. Hay que saber que un hijo va a desobedecer siempre, por principio tiende a desobedecer. Pero hay que ver los criterios de los profesionales para que el niño obedezca, no sé si a la primera, pero no para que sea constante y tengamos que sobrevolar ideas que luego no llevan a nada: dar pocas órdenes pero que éstas se cumplan, sin duda.

Tel: 91 776 25 70