jueves, 15 de junio de 2017

¿AULAS SIN TECNOLOGÍA? MÉTODO WALDORF

Uso del móvil en el aula, ¿sí o no? ¿Por qué no pueden usar los niños estos dispositivos en el colegio si ya están implementadas las tabletas (misma tecnología, distinto formato)? La pregunta tiene su aquel después de que determinadas publicaciones constatan que los menores ni son tan “nativos digitales” como nos pensábamos, y que adolecen de ciertas cualidades, como saber gestionar –de manera óptima y adecuada- su propia privacidad. Así las cosas, este post va más sobre otras opciones respecto a si los alumnos deberían emplear tecnología (cualquiera) en el aula.


De base debería servir la misma reflexión que respecto a otras cuestiones como ¿cuál es la edad más adecuada para saber leer? En España hay un ansia desmesurada porque los niños aprendan cuanto antes en dicha habilidad lectora; hay incluso una insana competición por algunos padres en demostrar que sus hijos saben –mal- concatenar sílabas con 5 años. En Finlandia no se presta atención alguna a la lectura hasta los 7. 


Con el uso de la tecnología en el aula sucede algo similar. ¿Cuál es la edad más idónea para que un niño aprenda con éstas? Aquí podría haber diversidad de opiniones: desde quienes ofrecen tabletas ya en infantil hasta quienes emplean dispositivos –tipo Smartphone- para la ejecución de test en tiempo real en la clase. Entremedias figuran los profesores que –simplemente- adaptan las tecnologías a la época actual: de presentar una lección con una lámina a las diapositivas, y –ahora- con la proyección de vídeos; mañana en 3D y 4K. Pero en realidad no deja de ser “más de lo mismo”. Pensemos en cómo ha evolucionado los informativos del tiempo y veremos una correlación similar…

En casa de herrero…
Actividad física es inherente al método Waldorf
EPSON, HP, Promethean, IBM…Son algunos de los gigantes informáticos que invierten millones de dólares en I+D+i para el sector educativo. Sería interesante saber qué educación ofrecen los líderes de estas empresas a sus propios hijos, en colegios dotados de la ultimísima tecnología… Pues bien, nada más lejos de la realidad: tecnología cero. ¿Por qué? Porque muchos de los CEOs de estas –y otras empresas tecnológicas- se han decantado por un sistema educativo, decimonónico, y nunca mejor dicho, alejado de las TIC y donde predominan otras habilidades. Estamos hablando del sistema educativo Waldorf.

El método de enseñanza Waldorf arrastra más de un siglo de historia y basa el aprendizaje de los niños en la actividad física (recodad lo que mencionaba Jesús Guillén a propósito de la importancia de la gimnasia a primera hora y darla mayor valor) y en las tareas manuales y creativas; según afirman responsables de estos tipos de escuelas –ampliamente implantados en EEUU pero con una muy baja representación en España (aquí lista detallada de centros). La base de este sistema es que los niños aprendan mientras experimentan, uniendo conocimiento a determinadas actividades que inviten a los niños a incrementar su curiosidad por las cosas, adquiriendo de esta manera muchos conocimientos de manera natural.

En las escuelas Waldorf –libres, como muchas de ellas se autoproclaman- los niños acceden a aulas equipadas, por lo general, con pizarras, lápices y libros (de papel, nada de ebooks). El uso de tecnologías por parte del docente para impartir las clases (proyectores, portátiles, etc.) arranca a partir de los 13 o 14 años.

Como hemos señalado antes, Waldorf intenta retrasar todo lo posible el uso de las tecnologías, y centra en cada etapa lo verdaderamente sustancial. “En la etapa infantil, los niños no aprenden a leer, sino que juegan”, comentó un CEO en Silicon Valley de un colegio Waldorf. En este sentido, el empleo de la tiza es habitual en niños cuyos progenitores son destacados ingenieros en Google o Amazon. Finn Heilig, un alumno de 10 años de un centro Waldorf en California, hijo de un empleado de Google, explicaba que prefería aprender a escribir sobre papel para observar su propia evolución, algo impensable a través de un procesador de textos donde "todas las letras son iguales".

www.singladura.net
Tel: 91 776 25 70