viernes, 13 de enero de 2017

"LOS COLEGIOS RURALES EN ESPAÑA OFRECEN UN TRATO CERCANO Y FAMILIAR, ALGO IMPOSIBLE EN COLEGIOS DE GRANDES CIUDADES"

Cuando nos referimos al sector educativo, en nuestra mente se perfila la imagen de un gran Centro Educativo, de un grupo de colegios, de una Congregación religiosa con varios centros repartidos por toda la geografía española con miles de alumnos en su haber. En rumbo opuesto navegan las escuelas rurales, pequeños centros educativos que continúan su labor docente allí donde viven tan sólo unos pocos alumnos. ¿En qué estado se encuentra la Escuela Rural?, ¿cuentan con los mismos recursos que un colegio en una ciudad de tamaño medio?


Indudablemente, escuchar el término “Escuela Rural” a cualquier persona le evoca la fotografía de un pequeño colegio en un enclave prácticamente bucólico, inmerso en una aldea bien rodeados de montañas, bien al lado del mar; un reducido número de alumnos con uno o varios profesores que ejercen la docencia de manera casi personalizada (por el escaso número de pupilos); y en realidad el que hemos visitado sí reúne todas estas características…

En Singladura –empresa especializada en mobiliario escolar y del sector educativo- queremos que cualquier persona que participe en el proceso educativo tenga aquí su altavoz y, en esta ocasión, nos vamos a centrar en las escuelas rurales. Para ello contaremos con la opinión de Doña Conchita Pérez, directora responsable del Colegio Rural Agrupado (CRA) de Vilaboa, en la localidad Pontevedresa del mismo nombre, pegado a la ría de Vigo.


Pongámonos en situación Conchita. ¿Qué es un CRA y de quién depende administrativamente?
Como definición, un CRA es un colegio rural agrupado. Se trata de la unión de distintos centros educativos pequeños. En realidad los CRA han dado una segunda vida a las antiguas escuelas unitarias de mediados y finales del siglo XX; escuelas que estaban predestinadas a desaparecer en el largo plazo de tiempo pero que, gracias a este modelo de escuela, la supervivencia está garantizada. Por otro lado, los CRA funcionan como un pequeño colegio pero con diversas ubicaciones. De hecho podría decirse que un CRA es un centro educativo que nace de la unión de dos o más antiguas escuelas unitarias.
Administrativamente, los CRAS son centros públicos al igual que los centros de educación infantil y primaria; dependen de la administración educativa, en este caso de la XUNTA de Galicia. Los ayuntamientos también juegan un papel muy importante en los centros puesto que -sin depender directamente en su gestión- sí le corresponde el mantenimiento de sus instalaciones. Difícilmente un CRA podría subsistir sin contar con el apoyo del ayuntamiento -o ayuntamiento-s en los que se sitúa (existen varios casos en Galicia de CRA situados en dos o más ayuntamientos como es el caso de Boqueixon- Vedra, Ponteceso-Malpica o el de Verín-Monterrey).

Conchita Pérez es la Directora del CRA de Vilaboa; y maestra, y secretaria...

¿Cuántos CRA hay aproximadamente en Galicia y cuántos niños se benefician de este tipo de escuelas? 

Alrededor de 27 CRAS situados en su mayoría entre Coruña y Pontevedra. En Lugo no existen y tan sólo hay dos en Orense. El más reciente se ha constituido este mismo curso en Caldas de Reis.

Hablar de alumnado es un caso aparte. Estos CRAS de los que te hablo escolarizan en su mayoría a alumnado de 3 a 6 años o bien de 3 a los 8 años (hasta segundo de primaria) Existen muchas diferencias entre unos CRAS y otros y dentro de un mismo CRA, como es el nuestro de Vilaboa. Existen muchas diferencias entre unas escuelas y otras debido principalmente a la demografía de las parroquias. Hace tres años tuvimos que baremar en el proceso de admisión en una escuela, la Escuela de Barciela en Santa Cristina de Cobres, quedando niños fuera, sus dos aulas escolarizaron a un total de 40 niños (la ratio máxima legal en el caso de AGRUPAMIENTOS mixtos es de 20), sin embargo en otras aulas como Bértola o Figueirido contábamos en el mismo curso con tan solo 12 niños y niñas; la distribución no es homogénea.

"Hay padres que prefieren llevar a sus hijos a un CRA por motivos pedagógicos y un mayor contacto con la naturaleza. El colegio lo conciben como su casa, sin horarios marcados, todo es más familiar. Se crea una mayor unión entre los propios alumnos, lo cual es algo muy enriquecedor para la comunidad"


¿Qué pasaría ante un hipotético escenario de cierre del CRA que tú diriges, qué pasaría con todos esos niños?

Deberían distribuirse en los centros del Ayuntamiento. En nuestro consistorio existen dos centros públicos, un CEP (colegio de primaria ) y un CPI( centro público integrado: escolariza a alumnos de infantil a ESO). En el caso del CEP Plurilingüe de Riomaior tendría que convertirse en un CEIP y reformarse para acoger a alumnado de Educación Infantil. En el caso del CPI Toural ya cuenta con dos unidades mixtas de Educación Infantil, y difícilmente podría acoger más alumnado sin hacer una ampliación.

¿Qué perfil ostentan los profesionales que desempeñan su labor en un CRA? ¿Cuál es su nivel de satisfacción?

Un CRA como el nuestro sólo acoge el nivel de Educación Infantil con 7 aulas mixtas distribuidas en 5 escuelas (o edificios). Contamos con 9 maestras de Educación Infantil, de los cuales 7 son tutoras y otros dos a mayores que realizan tareas de apoyo con diversas especialidades: música, audición y lenguaje (logopedia), educación física, orientador, lengua extranjera y religión católica. Así, hablamos de 15 profesionales para 91 niños.

En cuanto al nivel de satisfacción de dichos profesionales intuimos que debe ser alto porque tenemos una plantilla muy estable de profesorado (todos son funcionarios con destino definitivo en el Centro). Quizás los maestros itinerantes (especialistas y docentes de infantil que no ostentan la tutoría) podrían ser los más susceptibles de cambiar de centro, debido a que no es eficiente ni cómodo para ellos pasar parte de su jornada laboral en el coche viajando de uno a otro centro.

En la retina de muchos lectores se asocia la imagen del Colegio Rural con la de un Centro Educativo excesivamente aislado de una población grande (una ciudad) y dotado de pocos recursos. ¿Cuál es la realidad que tú vives en el CRA que gestionas?
Ciertamente no es nuestro caso. Nuestros CRAS están rodeados por localidades con un gran número de habitantes, como Pontevedra, Moaña o Sotomayor. Todos los años solemos tener entre al menos 10% de alumnado que proviene de dichos núcleos urbanos. Nuestro centro no carece de recursos, ni humanos, ni económicos ni de infraestructuras. Procuramos estar a la última y – en realidad- podemos permitírnoslo. Digamos que, tanto la administración como el ayuntamiento, nos “miman”. Tanto el alumnado como nuestras familias pueden sentirse privilegiadas de la gran cantidad de recursos que se invierte en la educación de sus hijos. Por supuesto, siempre podemos mejorar. No contamos con grandes pabellones, y en alguna escuela eso limita las posibilidades de impartir una sesión de psicomotricidad gruesa...pero en líneas generales no podemos quejarnos.

Todos los ordenadores los usan los niños más pequeños, accediendo a entornos virtuales clasificados por temáticas.

“Las aplicaciones que emplean los alumnos forma parte de Rede de escolas na nube”, un entorno virtual para que lo gestione cada centro. Se trata de un aula virtual que permite a cada profesor gestionar su aula, preparando de antemano los contenidos curriculares que va a explicar. Cabe señalar que este sistema nació como el Proyecto CESGA, dentro del Centro de Supercomputación de Galicia, de la mano de una trabajadora de dicho centro cuyos hijos acudían al CRA de Boquiexon-Vedra y observaron el potencial"


Por cierto, ¿los alumnos que acuden a un CRA muestran menores niveles de estrés (y por tanto mayor concentración en el estudio) que alumnos de colegios de grandes ciudades? 

Vayamos por partes: por un lado nuestro alumnado sólo es de Educación Infantil, de 3 a 6 años con lo cual no están en edades de estudio donde necesiten de una gran concentración. Por otro lado nuestras escuelas se desmarcan de colegios “al uso”. Por ejemplo, en nuestras escuelas los horarios no se conciben y podemos modificar el desarrollo de una jornada escolar en función de las necesidades de los alumnos. Somos 100% flexibles y creamos un ambiente netamente familiar, cercano. Como hemos dicho anteriormente, muchas familias que se han enterado de la existencia de los CRA optan en primera opción por ellas aunque tengan que recorrer kilómetros. En muchas ocasiones el trato cercano prima sobre la elección de la escuela (aunque sea infantil); y si, además, sumamos las posibilidades que ofrece una escuela en el campo (versus la ciudad), las ventajas son aún mayores. Sí podemos constatar que nuestros alumnos gozan de un mayor desarrollo armónico.

Sanidad y Educación estuvieron en el ojo del huracán a propósito de los recortes hace aproximadamente un lustro. ¿Se vieron afectados los CRA por dichos recortes?
Recortes ha habido y es un dato objetivo, pero..¿.nos hemos visto especialmente afectados? Creo que podría decir que muy mínimamente. Si revisásemos la dotación económica de los últimos años podríamos comprobar que apenas hay diferencia. En cada escuela (con menos de 20 alumnos de media) disponemos de 2 pizarras digitales, cañones, ordenadores para los niños, material pedagógico diverso… 
La personalización de las clases es total. Una profesora enseña a leer a un alumno en exclusiva.


¿Cuál es el futuro del CRA?
Crecer, trabajar duro y captar alumnado a partir de nuestro atractivo, que es lo que nos aporta una gran diferencia. 

Explica cómo es el día a día de un CRA y de un maestro en dicho centro

El día a día en un CRA es variable en función del maestro. Hay profesores cuya jornada laboral trascurre prácticamente en el coche teniendo 15 minutos para trasladarse de un colegio a otro. Por ejemplo, los profesores de música, educación física, inglés, religión y la logopeda tienen que moverse cada hora entre escuelas (una clase oscila entre 30 y 45 minutos). El cambio de clase está en la carretera y los costes de kilometraje los asumen el centro. Las tutoras sin embargo se desplazan los martes por la tarde a la SEDE (el edificio donde se centraliza toda la información).
Con el descenso de natalidad cada vez hay menos niños, quedando en desventaja respecto a otros centros que ofrecen comedor o transporte.


NdelaR: Durante la visita y entrevista con la directora del CRA tuve ocasión de charlar con los alumnos. Cuando pregunté a uno de ellos qué le parecía que sus compañeros fueran de diversas edades me dijo que lo veía bien. Matizando este aspecto con Conchita, ésta me señaló que, quizás, “lo verdaderamente interesante sería poder mezclar alumnos de diversas edades”. Ésta explicó que “hay una mayor responsabilidad al unirse alumnos de diversas edades en un aula, donde niños de 15 años pueden ayudar a sus compañeros más pequeños en diversas tareas y posiblemente sea éste un escenario de éxito pedagógico futuro.