viernes, 3 de julio de 2015

"EL CURRICULUM CANADIENSE ABOGA POR DESTREZAS, NO POR MEMORIZAR INFORMACIÓN"

El Colegio Virgen de Europa implantará en el plazo de dos años un nuevo cv educativo al que ya ostenta en la actualidad, marcado por un giro radical en el desarrollo pedagógico: el curriculum canadiense. Este proyecto ha sido liderado por D. Juan Carlos de los Mozos, profesional con más de 30 años y una amplia experiencia en diseñar programas de inmersión lingüísticos. Gracias a su experiencia ha podido demostrar cuál es el curriculum escolar más eficiente de cara a lograr unas altas tasas de éxito escolar. Por ello, en esta ocasión entrevistamos a Enrique Maestu, director del colegio Virgen de Europa, ubicado en Madrid, y que actualmente se encuentra inmerso en la preparación del centro para impartir el curriculum canadiense a partir del curso escolar 16/17.

Próximamente el Colegio VIrgen de Europa de Madrid será pionero, una vez más, gracias a la implantación de un curriculum adicional, el canadiense. ¿Qué tiene de especial este curriculum frente al español?
Las necesidades educativas a las que debe responder la sociedad actual han cambiado. Así lo plantea el modelo europeo de educación al poner el centro de interés de la actividad de la escuela en el desarrollo de las llamadas competencias básicas.
El sistema canadiense ha podido responder a este desafío porque está sumamente descentralizado y cada provincia tiene su propio Ministerio de Educación, en suma una estructura más flexible y adaptable. De todos modos, es curioso ver como el sistema tiene muchas cosas en común: una de ellas es la redefinición de los objetivos de la educación hacia un modelo basado en las competencias básicas.
Los contenidos del currículo son instrumentos para el desarrollo de tres competencias básicas: las habilidades de comunicación, las destrezas de pensamiento y la capacidad para la correcta inserción en la sociedad.
En España está costando bastante abandonar una enseñanza centrada en el aprendizaje, muy memorístico, de contenidos. Hay todavía muchas voces que claman contra la “pérdida de nivel” que supone hacer girar el sistema en esta dirección. La consejería de Educación de Madrid ha sido especialmente beligerante, pues llega a ignorar que la LOMCE da un carácter competencial a las pruebas externas de Primaria, e incluyó un apartado centrado en la memorización de contenidos al que denominan “cultura general”.
Las familias que tienen una perspectiva internacional, sea porque sus trabajos les hacen cambiar de lugar de residencia, sea porque sus hijos han hecho estudios en el extranjero, sea porque van a pasar cortas temporadas en nuestro país, demandan que los estudios de sus hijos sean más coherentes con la transformación que se está dando en los países más avanzados, y Canadá es uno de los que mejores resultados obtienen en las mediciones internacionales.
Los alumnos que opten por este curriculum se centrarán en conseguir
 ciertas destrezas, así como trabajar en entornos colaborativos

¿Qué mejoras estima que los alumnos obtendrán después de estudiar bajo este curriculum?
El bachillerato canadiense, al no estar tan obsesionado por impartir largos temarios que los alumnos se tienen que aprender, puede centrarse en las tres competencias básicas que antes he mencionado: comunicación, destrezas de pensamiento, habilidades sociales y equilibrio personal.
Es un ciclo de tres años, de los cuales el primero es preparatorio. Cada año se pasa una prueba externa centrada en un aspecto de los estudios, por ejemplo el primer año se centra en habilidades lingüísticas. En vez de controlar solo al final del ciclo se plantea la evaluación como un sistema de capacitación progresiva que se debe validar cada año.
Las Artes, la Educación Física diaria, el pensamiento crítico, las habilidades sociales, el compromiso con la comunidad, se abren paso. En suma, un ciclo educativo más formativo y abierto, en el que la preparación para los estudios superiores no ha de vivirse con angustia, en el que pueden triunfar alumnos con diferentes estilos de aprendizaje.

¿Qué motivó al CVE a implantar este curriculum tan poco conocido?
Nosotros ya hace tiempo que mirábamos con envidia las valientes transformaciones que se estaban llevando a cabo en las diferentes provincias de Canadá. Pero la iniciativa no fue nuestra, llegó de la mano de D. Juan Carlosde los Mozos, profesional especializado en la gestión e implantación de curriculum canadiense  en centros educativos en España y el desarrollo de programas educativos en el extranjero, quien nos puso en contacto con el encargado de programas extranjeros de la ciudad de Victoria (British Columbia); el cual, después de conocer nuestro sistema de trabajo se sorprendió de que existiera un parecido tan grande  entre nosotros y los centros de su país.
Quizá Canadá dedica menos recursos a promover su sistema en el mundo, pero lo que nadie puede discutir es que es el que mejores resultados tiene en las pruebas internacionales que miden la eficacia de los sistemas educativos. Y lo consigue de un modo tremendamente humano e inclusivo. Por eso es nuestra referencia.
El idioma empleado será el inglés y en ningún momento prevalecerá la capacidad memorística de los alumnos

¿Cómo está efectuándose el proceso de implantación del curriculum canadiense en el colegio?
En este momento estamos trabajando en dos direcciones. La primera consiste en la incorporación de profesores canadienses en Infantil y Primaria que aplican sus métodos de trabajo a la enseñanza del Inglés, la segunda consiste en la acreditación de nuestro centro para impartir de modo oficial el currículum canadiense en bachillerato a partir del curso 2016/17. Este programa se impartiría a la vez que se imparten en otros grupos las enseñanzas del Bachillerato nacional y del International Baccalaureate.
La mayor parte de los estudiantes serán alumnos de habla inglesa o con altos niveles de capacitación en este idioma, que se incorporarán directamente a estudiar este programa con nosotros.
 Es un proyecto a medio plazo el de crear una sección sujeta a los programas de estudios canadienses desde los tres a los 17 años. Pero el camino se irá andando.

Los docentes implicados en este nuevo currículo, ¿deben reforzar determinadas habilidades?
Como saben los docentes españoles estamos acostumbrados a una visión centrada en los contenidos, eso es lo que se enseña y lo que se evalúa. Cambiar esa visión está costando mucho. Exige cambiar muchas cosas.
En este nuevo modelo el profesor pasa a ser un entrenador que acompaña en los procesos de aprendizaje. El aula ha de organizarse como un taller de trabajo, los alumnos deben cooperar para efectuar proyectos. 
El bachillerato canadiense será impartido en casi su totalidad por profesores canadienses ya habituados a trabajar con estos criterios.

Por cierto, ¿en qué idioma se impartirán las clases del currículo canadiense?
A todos los efectos es un programa extranjero, impartido en inglés con la excepción de las materias que obligatoriamente habrán de impartirse en nuestro idioma, como por ejemplo Lengua Española.

Llama la atención que el curriculum canadiense, a medida que el alumno va creciendo, aumenta el número de asignaturas especializadas, algunas de ellas opcionales. Bajo su opinión, ¿qué competencias debería reforzarse cuando el alumno esté a 3 años del acceso a la Universidad?
Es cierto que conforme se va avanzando hacia los últimos años hay un proceso de especialización de carácter preparatorio para los estudios superiores que se vayan a elegir, pero se mantiene un fuerte tronco común. De hecho la especialización es mayor en nuestro sistema.
Hemos de replantearnos qué es lo que realmente demanda la universidad.  Más que hacer que los alumnos cursen materias introductorias que luego se van a repetir de nuevo, se precisa que tengan habilidades avanzadas en  lectura comprensiva, que manejen con soltura un amplio repertorio de destrezas de pensamiento, que sean autónomos en la organización de su trabajo personal, que sepan expresar sus reflexiones y opiniones. El trabajo de especialización ya se hará en las aulas universitarias.

Los alumnos del CVE que opten por iniciar estudios bajo currículo canadiense, en caso de querer pasar al español, ¿qué pasos tiene que seguir; es decir, se convalidan asignaturas?
A todos los efectos es como si se hubiera cursado un año en el extranjero y por tanto está sujeto a los mismos procesos de convalidación.

El sistema educativo canadiense otorga una gran importancia a la Formación Profesional. ¿Implantará el CVE este tipo de estudios sólo para los “canadienses” o abierto para todo el centro?
No es nuestra intención plantearnos abordar estudios de formación profesional con currículum extranjero.