lunes, 8 de junio de 2015

AULAS ONE TO ONE

Durante muchos años el docente ha sido situado en las aulas en un lugar más alto, sobre una tarima. La finalidad de esa diferencia de altura fue siempre el ayudar al profesor a proyectar su voz a los alumnos. Sin embargo, esos 30 centímetros sobre los que se elevaba el profesor hoy día no son necesarios; y no porque no tenga que verse en la necesidad de seguir proyectando su voz para que llegue a los alumnos, sino porque la disposición de las aulas también ha cambiado y, con ella, se pasa de un modelo de impartir clase "en general" a un concepto más personalizado, one to one.

Lejos quedan ya las aulas rectangulares donde en uno de los extremos se situaba el profesor y, casi necesariamente, precisaba de un escabel para -gracias a su altitud- poder dictar la lección a los alumnos. Hoy, aquella tarea basada en "repetir" lo que viene en el libro es algo anacrónico. Muchos colegios insisten en que los alumnos deben buscarse las fuentes en casa sobre un tema para -a posteriori- en clase, y de manera colaborativa, poder compartirlo entre el resto de los compañeros y apoyado en la experiencia del profesor. Así, no sólo cambia el espacio físico de las aulas, más cuadradas, circulares inclusive; sino que -por otro lado-  los pupitres en forma de "gajo" permiten crear hemiciclos de modo que el profesor pueda moverse con total libertad entre los alumnos y tener a éstos más cerca.

Las soluciones de Promethean permite crear una comunicación más personalizada alumno profesor.




Por otro lado, la incorporación de productos tecnológicos como ActivTable o ActivExpresion, ambos productos de la firma especializada en educación Promethean, permiten configurar espacios colaborativos donde el profesor sí puede -efectivamente- proporcionar una educación One to One alumno-profesor.

Si desea más información sobre la gama de soluciones colaborativas de Singladura para el próximo curso, escriba un correo electrónico, mediante el blog o a través del 91 776 25 70.