miércoles, 1 de octubre de 2014

"UN PACTO POR LA EDUCACIÓN GARANTIZARÍA LA ESTABILIDAD DEL SECTOR EDUCATIVO"

Una de las Asociaciones Educativas con mayor arraigo y tradición en España es la CONCAPA - Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Alumnos- con más de 8 décadas de dedicación exclusiva al sector educativo. El papel que juega dicha Asociación entre los colegios españoles no pasa inadvertido, con una gran cantidad de actividades en pro de la educación, completamente actualizada al sigo XXI en el que los alumnos -y cuerpo docente- se mueven.
Nos hemos sentado con su presidente, D. Luis Carbonel Pintanel, quien ha atendido amablemente nuestras preguntas, muchas de ellas, radiografías del estado en el que se encuentra la enseñanza.
D. Luis Carbonel, presidente de CONCAPA

Permítame lo primero felicitarle por la gran iniciativa “Leer con valor” ¿En qué punto, o nivel, de comprensión lectora se encuentra un niño de 1º ESO respecto al que había hace 2 ó 3 décadas?
Lamentablemente el nivel sigue siendo muy bajo y esto tiene una consecuencia directa en el fracaso y en el abandono escolar. Si no se trabaja desde la Educación Infantil la lectura –por parte de la escuela y la familia- aumentando progresivamente la comprensión lectora, el alumno no puede rendir eficientemente en su estudio. La comprensión lectora es capital y debería ser la primera destreza que deberían adquirir nuestros hijos porque de ella depende el aprendizaje de cualquier materia.
La puntuación media de los estudiantes españoles es de 488 puntos, 8 puntos inferior al promedio de los países de la OCDE, ocupando el puesto 23 según los datos del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos 2012 (en el año 2000 eran 493 puntos).

Ya es un término más que aceptado el de “nativo digital” pero a tenor de los pobres resultados en pruebas tipo PISA, ¿podemos afirmar que estamos “creando” nativos digitales analfabetos, es decir, niños acostumbrados a las TIC pero que no entienden lo que leen, con independencia del formato: libro papel o e reader?
Lo cierto es que si vamos mal en lectura en soporte impreso, tal como he señalado en la pregunta anterior, estamos todavía peor en lectura digital, que es mucho más compleja.

Para obtener unos buenos resultados académicos parece lógico pensar que se podrán conseguir si los materiales educativos (no sólo libros de texto, sino también –por ejemplo- laboratorios) son modernos. ¿Cuentan los centros educativos españoles con buen material, abundante y –sobre todo- actualizado?
Es difícil contestar la pregunta ya que existen varios tipos de centros (privados, concertados y públicos) con diferente antigüedad, distintas características y dotaciones. En general, podemos decir que los centros educativos podrían estar mucho mejor dotados técnicamente y que precisan de mayor número de materiales actualizados. Sin embargo, dado el fácil acceso a multitud de materiales en Internet, me parece mucho más determinante para conseguir buenos resultados académicos la formación del profesorado, al que debería prepararse mejor en idiomas, informática y en las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

Respecto a los libros de texto, parece que se está caminando hacia un sistema híbrido donde el profesor podrá seguir las explicaciones tanto con varias editoriales (según el tema a tratar) como con material propio. ¿Cómo cree que este modelo podrá afectar tanto en el sistema educativo como a las familias (a la hora de adquirir este material)?
En mi opinión el sistema siempre será híbrido, en el sentido de que los materiales escolares impresos no desaparecerán, sobre todo en las etapas educativas más tempranas, donde resulta indispensable, pero el libro digital es el que está llamado a imponerse, por su versatilidad y capacidad de interacción. Esto exigirá una mayor comprensión lectora, pero permitirá también mayor protagonismo al profesor para adaptar el libro digital a sus alumnos, y a estos les permitirá mayor creatividad. Además, abaratará los precios de adquisición de forma considerable lo que obligará a una importante reconversión del mundo editorial.

Metiéndonos en harina tecnológica, la CONCAPA está muy concienciada con el buen uso de las redes sociales. ¿Cómo podrían aprovecharse para que los alumnos incrementaran su eficiencia en el estudio?
Estamos en la prehistoria de Internet y de las redes sociales, que hoy no me parecen todavía herramientas que hayan acreditado su valor para el estudio. Sin embargo, es obvio que permiten el trabajo colaborativo y es preciso, además, que los alumnos las conozcan –tanto para evitar sus perjuicios como para aprovechar sus ventajas- puesto que son herramientas de comunicación que han venido para  quedarse. Esto exige a profesores y familias formarse y conocer las RRSS, para poder educar y dar criterios a sus hijos en el uso correcto de las mismas.

Seguimos con las TIC. ¿Cree que las PDI o las aplicaciones para tabletas están siendo explotadas de manera óptima o, por el contrario, su uso es más residual?
Creo que, de momento, su uso es escaso pero considero que acabará siendo una herramienta habitual en las escuelas y en la vida ordinaria y que es una herramienta versátil que permite y facilita el aprendizaje.

El país con mejores datos en pruebas PISA es Finlandia, desde hace años. España –en los vagones de cola- sin embargo lidera la inversión per cápita en educación. ¿Qué estamos haciendo mal?
Muchas cosas se han hecho mal, comenzando por la inestabilidad educativa que ha provocado el gran número de leyes (siete) aprobadas por los diferentes gobiernos democráticos en los últimos años, incapaces de conseguir un Pacto por la educación que garantice la estabilidad que necesita cualquier sistema educativo.
La ideología política ha contaminado la educación (privándola de su finalidad esencial consistente en transmitir el conocimiento) provocando el mal trato a las familias que han optado por la escuela concertada, y propiciando el absurdo enfrentamiento entre las redes pública y concertada, en lugar de promover la colaboración de ambas.

Otros grandes defectos han sido la falta de evaluaciones objetivas y externas (no puede haber calidad sin evaluación); la falta de autonomía de los centros; la deficitaria formación en idiomas en profesores y alumnos; la configuración inadecuada de infantil y primaria donde la escasa formación recibida conduce en secundaria a un enorme fracaso y abandono temprano de los estudios, etc.

Hilado con lo anterior, le pediría una reflexión sobre este dato: la CAM incluirá más horario lectivo en Historia, Matemáticas y Lengua. Actualmente, en la ESO los alumnos tienen un total de 4.245 horas lectivas en toda la etapa; Alemania –la que más tiene- invierte 4.331 horas y Finlandia 2.533 horas (Ver noticia)
Estamos en un mundo globalizado donde nuestros hijos ya se ven obligados a competir por un empleo con otros compañeros europeos y asiáticos, por tanto la mejor educación se convierte en garantía de empleabilidad y eso implica que tenemos que intentar que nuestros alumnos se encuentren entre los mejor formados del mundo. Eso exige estudiar y esforzarse, por lo menos, tanto como los demás.

Creo que hay que intentar tener un equilibrio en la elección de asignaturas y en el tiempo que se dedica a las mismas. Lengua, matemáticas y lengua extranjera deben ser los cimientos fundamentales sobre los que trabajar desde los primeros años; otras asignaturas son necesarias por razones de cultura e idiosincrasia –geografía, historia, filosofía, etc.- y otras deben incorporarse por las exigencias del presente inmediato, como informática o economía financiera  y empresarial, adaptadas obviamente por edades.

Tanto desde organismos públicos como muchos Centros educativos se está insistiendo en que el paro se podrá reducir drásticamente vía Formación Profesional. ¿Cuál es la percepción de la CONCAPA?
Coincido en la apreciación ya que hay una gran saturación de estudiantes que cursan bachiller y estudios universitarios frente a los que se decantan por formación profesional de grado medio o superior que, en mi opinión, tiene mayores expectativas laborales en estos momentos.

Uno de los objetivos que defiende la CONCAPA es la gratuidad en la enseñanza obligatoria. En este sentido, ¿cuál es la opinión de la CONCAPA ante las cuotas voluntarias que encubren actividades extraescolares pero realizadas en horario escolar?
Lamentablemente sigue habiendo una gran discriminación en el trato a los alumnos que se matriculan en colegios concertados, puesto que reciben menos contribución por puesto escolar que los que recibe un alumno de la escuela pública, pese a que las familias de ambos cumplen con sus obligaciones impositivas. Esto conlleva que los centros concertados no reciban el dinero que les corresponde, que es suplido en muchos casos por aportaciones voluntarias de las familias, que son las verdaderamente perjudicadas. En cuanto a que puedan existir cuotas voluntarias que encubran actividades extraescolares realizadas en horario escolar, si esto fuera así sería absolutamente incorrecto.