viernes, 11 de julio de 2014

AUTISMO, LA OTRA CARA DE LA SOLEDAD (2 PARTE)

¿Qué tratamientos debe recibir un niño con autismo?
Un niño con autismo debe ser sanado en su cuerpo de todas estas enfermedades presentes y silentes en la mayoría de los casos. Por desgracia hasta en los Estados Unidos hay dos formas de tratarles. Los hijos de los militares reciben quelación  de metales, suplementación y dieta y para los otros niños el único tratamiento oficialmente reconocido es el sintomático del comportamiento (risperidona y otros antipsicóticos) no teniendo en cuenta la patología física en absoluto. Esta medicación nunca cura, y tiene a la larga efectos peores de inhabilitación y enfermedad mayores que la propia enfermedad (parkinsonismo, aumento de peso, síndrome neuroléptico maligno, hipotensión ortostática...). El Autism Research Institute, ARI, fundado por Bernard Rimlaud, psicólogo padre de tercer hijo con autismo, que tiró por tierra la teoría de la "madre nevera" de los años 80 respecto al autismo y se considera el padre del moderno abordaje del autismo, tiene al respecto de los tratamientos del autismo una base de 26.000 familias a lo largo de 30 años, que incluyo como dato adjunto. Resalta la inefectividad del tratamiento farmacológico, con como mejor dato un 2.8 sobre 1 (mejor: peor) de la risperidona, en contraste con un 32:1 de la dieta sin productos lácteos por ejemplo. ¿Qué tratamiento es el más eficaz? El que haya dado resultados y tenga niños curados. Los padres deben saber que el autismo es "curable, prevenible y tratable", como dice una de estas madres coraje, perseguida por cierto, la Sra Kerri Rivera, cuyo hijo está muy mejorado. Este protocolo presenta problemas de legalidad en España, no así en Sudamérica y otros países. Pero existen otros muchos protocolos biológicos (SCIA...) que pueden ir bien, solo hay que buscarlos y confrontar experiencias con otros padres. El peligro es el encarecimiento de estos tratamientos, a veces abusivo. Por ello los padres tienen que mirar muy bien el beneficio de estos tratamientos. Todos tienen la dieta como pilar fundamental, como era de esperar por tanta y tan frecuente alteración digestiva
Es lamentable que desde el sistema público no se quieran oir las voces de los padres que han recuperado a sus hijos. Hay muchos libros publicados al respecto: Dra Leticia Domínguez, Dra Campbell-McBride, Dra Yasko...Todos tienen mucho que aportar.
Considero imprescindibles dos cosas más: un buen diagnóstico que descarte causa neurológica pura física u orgánica y desparasitar a toda la familia. Suplementar antes de la desparasitación es engordar los parásitos.

Para evitar falsas expectativas, ¿en qué plazo debería el niño empezar a dar resultado el tratamiento?
Creo que la mejoría debe ser desde el principio y la evaluación cada 3-4 meses. Y si no aparece la mejoría, buscar alternativas, revisando el diagnóstico. No conformarse con "no se puede hacer nada". Existe un arma que los padres pueden manejar para la valoración del estado de su hijo. Es la escala ATEC Autism Treatment Evaluation Checklist, presente en las páginas del ARI.

¿El autismo está ligado con alguna otra enfermedad cognitiva?
Sí, con déficit de atención, hiperactividad y dislexia. Todas tienen un mismo abordaje en el tratamiento biomédico. Resalto la exposición del Dr Dietrich Klinghardt en su presentación pwp sobre autismo, de acceso libre en la red,  que pone al mismo nivel de base etiológica y de tratamiento estas patologías: autismo, síndrome de Asperger o autismo de altas capacidades, alergias, enfermedades de la piel atópica, asma, síndrome de hiperactividad y déficit de atención y convulsiones.
Su autoridad científica es innegable, solo basta ver su CV.

Un niño autista, ¿debe ir a un colegio específico o es recomendable que se sienta junto a otros niños de su edad y reciba una educación normalizada?
Un niño con autismo debe ser curado. Y escolarizado para aprender en las mejores condiciones físicas que faciliten el aprendizaje, es decir, curado. 
La escuela debe ayudar a los padres en cuestión de la dieta que hayan decidido y actuar todos a una en la recuperación de estos niños enfermos, que por cierto, mueren antes que los adultos sanos normales. Y sufren mucho, aunque no lo sepan expresar.
Una madre me decía que los pictos, o lenguaje por dibujos que les enseñan, no la convencía. "¿Qué hará cuando no tenga pictos? Esto nos soluciona la vida a nosotros, no a ellos”.

En una familia con varios hijos, siendo uno de ellos autista, ¿cómo debe actuar la familia respecto a los restantes hijos?
Normalmente las familias dejan de tener hijos cuando llega el diagnóstico, por lo que se ven pocas familias con muchos hijos y uno con autismo. Los hermanos mayores de los niños con autismo son estupendos, y son los mejores terapeutas de sus hermanos pequeños. El amor desbordante en hechos, aguante y búsqueda de los padres con hijos con autismo, llega también a los demás hermanos, que se hacen mejores personas, ayudadoras y más sencillas que otros niños de familias con niños sanos.
Me falta por recomendar a los padres interesados que vean métodos como Son-rise, del que hay publicada hasta una película, y con un protocolo de tratamiento estandarizado, también con problemas de penetración en España. Este y otros tratamientos son caros, pero se ayudan entre los padres que los están usando.
Y corregir dos datos del correo anterior. El Autism Research Institute se fundó en 1967. La teoría que quería explicar el autismo a partir de una supuesta frialdad afectiva materna, la "madre nevera" que fue combatida por el fundador del ARI, se propuso en los años 60, no en los 80. 
Quiero también mandar un abrazo a cada padre y madre de niño con autismo. Que busquen salidas para sus hijos. Quien busca, encuentra. Y un beso para cada niño con autismo. Se pueden recuperar, incluso con 17 años y más.

lunes, 7 de julio de 2014

HÁBITOS ALIMENTARIOS EN VERANO

Durante los meses de verano, parece que siempre hay un poco de descontrol con los niños. Además de eliminarse la rutina de levantarse temprano para ir al colegio, parece que su actividad física se intensifica sobre todo con actividades al aire libre. No obstante, los meses de verano deben permitir a cada niño -además de sus lógicos juegos- dedicar un tiempo mínimo a repasar todo lo aprendido para el curso. Por supuesto que no se va olvidar sumar, ni leer; pero sí que pueden perder el hábito de estudio.
Contamos en esta ocasión con la nutricionista Laura Pire, quien nos va a aclarar algunas cuestiones acerca de la alimentación de los niños durante el periodo vacacional.

Durante las vacaciones, los niños rompen durante dos meses con una rutina escolar, se acuestan más tarde, se levantan también más tarde y suelen comer entre horas. A pesar de este tiempo de asueto, ¿se deben controlar los horarios de las principales comidas y atenerse a un horario previamente establecido?
Una de las claves del mantenimiento de la salud es la rutina. Esta puede sonar aburridísima pero si la convertimos en un ritual de salud casi imperceptible, conseguiremos un metabolismo flexible a los cambios, que garantiza una salud de hierro con vitalidad y energía suficiente para dar el estirón de verano. Desayunar nada más levantarse, conseguir unas tres horas de espacio libre de alimento pero rico en liquido entre comidas, es una plantilla de alimentación muy interesante para hacer que el aparato digestivo funcione estupendamente.
Algo de improvisación también es positivo, pero cuanto más sujetos a la rutina hallamos estado, más fácilmente entenderemos el lenguaje del cuerpo a la hora de pedirnos alimentos más sanos. Si hemos dado a los niños para merendar una pieza de fruta durante el curso, más fácil será que les apetezca cuando tienen hambre. Si no lo hemos hecho, rara vez les apetecerán alimentos frescos y saludables.
 
Un helado puede ser una correcta merienda al
garantizar fuentes nutricionales variadas.
La piscina, la bicicleta, la playa, campamentos de verano. Parece que justo en el momento de descanso es cuando los niños necesitan alimentarse más. ¿Deben los niños comer más o deben elegir un grupo de alimentos que les aporte la energía suficiente?
La actividad física si que justifica una mayor ingesta en las tomas o el uso de alimentos más energéticos, pero solo si hay más deporte. El aburrimiento nunca debe paliarse con comida. Es muy importante transmitir esto a los niños y mucho más a sus padres. Vamos a regalar juguetes que inciten el movimiento o el deporte al aire libre. Pelotas o bicicletas están muy bien cuando gusta el ejercicio. Para los niños menos activos, que tampoco todos tienen que ser atletas, podemos por supuesto regalar libros o juegos de mesa, pero nunca comida, porque la ésta no es un regalo.
Cuando hay una mayor necesidad de nutrientes, también hay más hambre pero solo ampliaremos el volumen de comidas a sus horas, no fomentando el picoteo, ni dando a los niños licencia para alimentarse según su criterio, ni inventándose tentempiés a cualquier hora. Hay que ayudar al niño a sentir un hambre normal hasta llegar a la siguiente toma sin querer resolverla inmediatamente.
Es una pequeña disciplina muy útil para la edad adulta que debe dirigirla un adulto. ¿Hay que hacer que los niños pasen hambre? No, pero si hacerles ver que el hambre se evita comiendo en adecuada cantidad a sus horas y sin distracciones.

Respecto a tanta actividad física casi diaria, y con los termómetros muchas veces rozando los 30 grados, ¿qué riesgos conlleva beber agua excesivamente fría después de practicar deporte?
Beber agua muy fría en grandes cantidades no es una pauta correcta para hidratarse cuando se hace ejercicio. Tanto el frío como el calor intenso en forma de agua o alimento irritan el estomago ya sea después de hacer deporte como en cualquier momento. La consecuencia más común puede ser una ligera gastritis con dispepsia y distensión abdominal. Si sucede en la piscina o haciendo alguna actividad que requiere de nuestra atención, cuidado. Para evitarlo, beber a sorbos agua ligeramente fría durante el ejercicio, evitando raciones mayores de medio vaso de cada vez. Poner alcance de los niños solo agua ya a una temperatura adecuada para tomar.
 
La actividad física de los niños en verano crece y la ingesta de determinados alimentos, también debe.
Junto al verano, de la mano van los helados. ¿Cuáles son los helados más recomendables y cuáles debemos eliminar de su dieta?
Sin duda, los helados mejores son los hechos en casa con leche desnatada y fruta natural. De este modo también podemos controlar el contenido el azucares. Cuando esto no es posible, los helados de hielo a base de zumos están muy bien, seguidos de los de crema de toda la vida cuando son de maestro heladero y por ultimo pondremos los flashes y los helado con grasas vegetales sin determinar como ultima opción y muy de vez en cuando. El helado puede ser una correcta merienda para niños durante el verano. Está bien variar de marcas, sabores y texturas. No solo educan el gusto de los niños sino que nos garantizan fuentes nutricionales más variadas.

Desde hace tiempo se insiste en la necesidad de que los niños (y también los adultos) deben tomar al menos 5 piezas de fruta y/o verdura al día. Teniendo en cuenta que por lo general los menores de edad no sienten especial pasión por las verduras, ¿existe alguna alternativa en otros alimentos para llevar al organismo las propiedades de las verduras?
Cuando las verduras no gustan o cuesta mucho llegar a alcanzar una cantidad compatible con una ración suficiente, debemos acudir a las cremas de verduras y las salsas de tomate llenas de vegetales tamizados. Hay que conseguir una mezcla de vegetales en crema o puré que guste lo suficiente como para que puede ser un entrante en todas las comidas. El gazpacho por ejemplo no es adecuado. Es un sabor entre salado y amargo, mucho más compatible con paladares adultos. No nos empeñemos en creer que es lo mismo que un puré de verduras con ese toque dulzón que entra tan bien.
La fruta no debe sustituir a la verdura. Tienen muchas diferencias, la más importante la presencia de azúcares. Cuando creen que el autentico sabor de las salsa es la de bote, tenemos trabajo por hacer. Es bueno acostumbrar a los niños a sabores de salsa de tomate diferentes: La que hace mamá, la que hace la abuela…

Para los que tenemos más de 40 años, se nos quedó en la retina y en la mente que después de comer había que esperar dos horas para hacer la digestión. ¿Es un mito o en realidad hay que esperar tanto tiempo?
Para que se produzca la famosa y peligrosa hidrocución, corte de digestión popularmente dicho, tienen que darse más factores que el contraste con el agua fría. Como nunca sabemos si tenemos o no papeletas para sufrir este inconveniente, lo mejor es la prudencia. Esperar a no tener el estomago recién terminado de comer con todo el alimento en la primera fase de la digestión es la primera instrucción llena de sentido común. Cuando decidamos entrar en el agua, poco a poco y permitiendo al organismo adaptarse, pero esta pregunta habría que hacérsela mejor a personal sanitario de urgencias.

¿Cuáles son las comidas con las que mejor se puede combatir el calor?
Curiosamente, las cocinadas, calientes y ligeramente especiadas, como hacen los expertos. Los habitantes de los lugares más calurosos del planeta utilizan los alimentos de este modo para conseguir que el organismo mantenga un equilibrio de temperatura interna y externa. ¿Habéis hecho la prueba de tomar un té caliente en pleno día caluroso? Es muy interesante como genera una sensación de frescor por contraste con el exterior. Lo más básico para combatir el calor es mantener un nivel de hidratación suficiente para que el cuerpo haga lo que considere oportuno. Sudar, orinar, retener, etc. No por tomar constantemente alimentos fríos estamos haciéndolo mejor. La clave es el liquido a cualquier temperatura, pero en cantidad.

martes, 1 de julio de 2014

AUTISMO: LA OTRA CARA DE LA SOLEDAD

Cuando escuchamos la palabra "autismo", muchos padres y profesores pensamos que la enfermedad del niño le impedirá ser un adulto "normal". Sin embargo, nada más lejos de la realidad. ¿Sabía que los niños autistas comparten características con los niños superdotados? En este sentido, se ha demostrado que un porcentaje significativo de niños autistas tienen familiares cercanos con elevadas capacidades intelectuales.

Con el fin de arrojar luz y ayudar tanto a profesores como a padres con niños autistas, charlamos con la pediatra Isabel Bellostas, pediatra especializa en niños autistas.

Los niños con autismo poseen unas características comunes, como actuar como si fueran sordos, sin serlo. Por ello, se suele emplear la expresión "viven en su mundo".

Doctora, ¿cómo pueden unos padres detectar que su hijo/a puede ser autista?Primero quisiera aclarar que no les llamamos autistas, sino niños con autismo. Hay muchos que han dejado el diagnóstico. El 90% de los niños con autismo han nacido normales y a partir de pocos meses de vida en el caso del síndrome de Rett, en niñas, o a partir de los 15-18 meses o dos años en la mayoría de los casos, los padres ven cómo su hijo va para atrás y empieza a hacer alguno o muchos de estos comportamientos y a perder capacidades adquiridas:

  • Indica necesidades llevando de la mano a otros.
  • Tiene dificultad en mezclarse y relacionarse con otros, a veces hasta el simple contacto físico.
  • Actúa como si fuera sordo sin serlo.
  • No habla y, si habla, lo hace con alteraciones.
  • Se resiste al aprendizaje.
  • No evita peligros reales y evidentes.
  • Se resiste a los cambios de rutina.
  • Se comunica por señas o no se comunica.
  • Presenta risas inapropiadas sin causa aparente, llanto, pataletas, tristeza sin causa aparente.
  • No abraza.
  • Tiene una actividad física exagerada o pasividad inapropiada.
  • No tiene contacto visual.
  • Tiene un apego exagerado a los objetos.
  • Le gusta girar y alinear objetos.
  • Juega a juegos inapropiados, con conductas motoras repetitivas.
  • Aparentemente es insensible al dolor.
  • Presenta conductas de aislamiento.

Tal vez lo más doloroso es perder el contacto con tu hijo. Están como encerrados en sí mismos.
En los controles por edad con los que se trabajan en los Centros de Salud de la Seguridad Social, hace unos meses que se incluyó en las preguntas dirigidas a los padres de niños de 18 meses, como cribado de autismo, esta pregunta: "¿Señala su hijo con el dedo algún objeto para reclamar su atención?". Nunca antes hubo una pregunta así en los controles del niño sano. Es síntoma de la prevalencia que esta enfermedad está cobrando.
La actitud de los padres resulta fundamental para que los niños con autismo evolucionen favorablemente.

¿En qué consiste el autismo?El autismo podríamos definirlo como un trastorno generalizado del desarrollo, es decir, una enfermedad que abarca muchos aspectos del desarrollo infantil: motor, cognitivo, afectivo, social, del aprendizaje...Los síntomas iniciales pueden ser observados en la más temprana infancia o un poco más tarde: Pérdida de las relaciones sociales, empeoramiento de las capacidades de comunicación, comportamientos repetitivos y rituales, auto estimulación, manías y, a veces, agresividad.
Desde hace tres o cuatro décadas este diagnóstico ha empezado a aumentar su incidencia, y se habla de él como epidemia. Los últimos datos señalan que en España 1 por cada 150 niños padece autismo, cuando en los años 80 se contabilizaba 4 por cada 10.000. En EEUU señalan un aumento desde 1988 hasta 2000 de 1650 veces en la cifra de niños en el espectro. Se da 5 veces más en varones. El Centro de Control de Enfermedades (CDC) de esta nación declaró que en 2012 uno de cada 88 niños tenía el diagnóstico y en 2013, uno de cada 50.
El concepto de epidemia no cabe en una enfermedad neurológica no infecciosa, es decir, en una enfermedad del desarrollo neurológico, por lo que hay que buscar causas ambientales que expliquen este daño a niños en principio sanos y sin antecedentes familiares de patología degenerativa neurológica.

El espectro autista incluye 5 patologías que eran desconocidas prácticamente antes de los años 70, aunque los primeros casos los describiera Kanner en los años 40. Su aparición es simultánea al inicio de la era de las vacunas. No hay descrito cuadros similares en la psiquiatría de antes de esta fecha (Freud, Jung, Frankl). Los primeros niños con autismo tenían cuadros muy similares a la intoxicación por mercurio, presente entonces en las vacunas de varias dosis por vial, junto con aluminio. Este sigue presente en todas las vacunas no vivas.
La explicación de por qué niños sanos se enferman de autismo es algo que oficialmente se desconoce. Me temo que de forma interesada, y se considera el autismo una enfermedad genética intratable y sin causa conocida. Como en muchas patologías difíciles anteriores, son los padres con formación en varios campos de la biología o que se han formado por su problema, los que han ido atando cabos respecto a la enfermedad de sus hijos y hoy puedo decir que la enfermedad del autismo viene dada por una combinación de un sistema inmune del niño muy comprometido que desencadena una combinación de infecciones (virus, bacterias, hongos, parásitos) que causan neuroinflamación cerebral mantenida, lo que que determina la conducta característica del autismo.

En un principio se vinculó con el mercurio presente en las vacunas como conservante, como escribí antes, pero los casos de autismo persistieron tras retirarlo de éstas. Actualmente el factor ambiental más ligado a los puntos de inflexión al alza de la curva de autismo es el ADN humano procedente de pulmón fetal abortado voluntariamente (líneas celulares MRC-5 y WI38) contenido en las vacunas víricas vivas (rubeola y varicela), en un contexto de sobre vacunación (Trabajos de la Dra Theresa Deisher, McDonald Paul...).

Característicamente, uno de los países europeos con menos casos de autismo en Europa es Suecia, con uno por cada 2000 niños. Este país tiene un calendario vacunal con la mitad de las dosis de vacunas que el nuestro. El único país del mundo que hace estadísticas y sin autismo es Camboya, que fabrica sus propias vacunas.

¿Qué rasgos o características presenta un niño con autismo?Creo que la mejor manera de contestar a esta pregunta es escuchar a los padres. Esta es una poesía de un padre de un niño con autismo severo:

From Brandi Davis: How Big Can You Grow Your Love?

How big can you grow your love when your child bites your arm?
How big can you grow your love when your child leaves a scratch all the way down your face?
How big can you grow your love when your child holds on to your hair without letting go?
How big can you grow your love when your child tares all the pages out of his or her new book?
How can big can you grow your love when your child walks over and slaps you?
How big can you grow your love when your child pee’s in the corner of the playroom?
How big can you grow your love when your child smears poop against the wall?
How big can you grow your love when your child cries and screams for one hour straight?
As I write this I have three scratches stretching down the side of my face.
As I write this I have a bite mark on the side of my arm.
As I write this I have scratches healing against the top of my head.
As I write this I feel nothing but gratitude, because I am able to love our children no matter how they choose to show up.
As I write this I am brought to tears by the humbling opportunity that I am given each week to love unconditionally.
As I write this I am excited because I am modeling for our beautiful children, that they too can choose the experience that they want to have in life.
As I write this I am growing the love that I have for my job even bigger.
As I write this I can’t wait to go back inside of the playroom and experience the magic that it has to offer.

How big do you want to grow your love?

La traducción sería:

¿Qué tan grande puede usted hacer crecer su amor?

¿Qué tan grande puede crecer su amor cuando el niño muerde el brazo?
¿Qué tan grande puede crecer su amor cuando su hijo deja un rasguño hasta el fondo la cara?
¿Qué tan grande puede crecer su amor cuando su niño se aferra a tu cabello sin dejar ir?
¿Qué tan grande puede crecer su amor cuando su hijo tara todas las páginas de su nuevo libro?
¿Cómo grande se puede hacer crecer su amor cuando su hijo se acerca y te da una bofetada?
¿Qué tan grande puede crecer su amor cuando su hijo está se orina la esquina de la sala de juegos?
¿Qué tan grande puede crecer su amor cuando su hijo mancha caca contra la pared?
¿Qué tan grande puede crecer su amor cuando su hijo llora y grita durante una hora seguida?
Mientras escribo esto tengo tres arañazos se extiende por el lado de mi cara.
Mientras escribo esto tengo una marca de mordedura en la cara de mi brazo.
Mientras escribo esto tengo rasguños curándose en la parte superior de mi cabeza.
Mientras escribo esto no siento nada más que gratitud, porque soy capaz de amar a nuestros hijos sin importar lo que decidan presentar.
Mientras escribo esto lloro por la oportunidad de humildad que me da cada semana de amar incondicionalmente.
Mientras escribo esto, estoy emocionado porque estoy modelando nuestros hermosos hijos, para que ellos también puedan elegir la experiencia que desean tener en la vida.
Mientras escribo esto, estoy haciendo el amor que tengo por mi trabajo con él aún mayor.
Mientras escribo esto no puedo esperar a volver el interior de la sala de juegos y disfrutar de la magia que tiene que ofrecer.



¿Qué tan grande quieres hacer crecer tu amor?

Hay casos más llevaderos, en los que los niños no agreden, sino que están “en su mundo”, con su forma de hablar y de comportarse "rara". Pero muchos de ellos expresan el dolor que no pueden expresar con llanto de esta manera agresiva, y son los padres el blanco próximo de sus "iras". He conocido pocos padres mejores que los de estos niños. No hay horario, no hay fines de semana, puede ser un grito continuo, un hincar las uñas en la madre o el padre...cuando aprieta el dolor. Algunos padres no aguantan.

Pero, y esto es importante, es que no es sólo una enfermedad neurológica... ¡estos niños tienen muchos síntomas físicos que hay que tratar! Citando a la Dra M.Cubala-Kucharska en su artículo "The review of most frequently occurring medical disorders related to aetiology of autism and the methods of treatment", la comprensión médica del autismo ha cambiado desde que fue definido por primera vez por Kanner. Actualmente, la medicina identifica muchas anormalidades médicas y enfermedades que pueden subyacer o agravar el aspecto cognitivo, los patrones de comportamiento y la salud general de los niños con autismo. Esto incluye la inflamación crónica del tracto gastrointestinal, disbiosis, malas digestiones, malabsorción, malnutrición, intolerancias a alimentos, alergias, viriasis crónicas, infecciones bacterianas y fúngicas, alteraciones de la función renal, mala detoxificación de endo y exotoxinas y alteraciones en el transporte de los iones metálicos. El tratamiento de lo aquí reflejado combinado con la mejoría de los mecanismos de detoxificación, seguido por una dieta y suplementación de las deficiencias nutricionales personalizada puede llevarnos a la mejoría de la funcionalidad de estos pacientes, elevando su nivel de independencia y de salud."


Todos los niños con autismo presentan incluso antes del diagnóstico uno o varios de estos síntomas:
  • Cólico del lactante.
  • Problemas de piel.
  • Reflujo gastroesofágico y/o vómitos.
  • Bronquiolitis en los primeros meses.
  • Otitis de repetición y toma de muchos antibióticos y antitérmicos
  • Heces anómalas. Estreñimiento y/o diarreas de larga duración.

Muchos de ellos han experimentado mejorías varias en caso de retirada de la leche. Ya establecido el diagnóstico son muy comunes los problemas digestivos y/o inmunitarios como:


  • Alteración del apetito, ser muy selectivos a la hora de comer.
  • Reflujo y/o vómitos.
  • Bruxismo.
  • Rumiación. Halitosis. Pirosis y/o gastritis y/o duodenitis (llantos y nerviosismo que calman con comida).
  • Evacuación irregular: Deposiciones anómalas de meses de duración
  • Distensión Abdominal.
  • Dolor abdominal, con llantos, gritos y/o posturas anómalas.
  • Retraso de peso y talla (en algunos casos).

Anatomopatológicamente me impresiona saber que el 100% de los niños con autismo presentan ileítis, es decir inflamación del intestino delgado en su parte terminal. Y muchas otras alteraciones inflamatorias digestivas en varios tramos.

La incidencia de parasitosis es altísima: giardia, oxiuros, blastocistis, duelas hepáticas, áscaris, dientoameba…hasta parásitos no filiados, como los gusanos cuerda o rope worms, Homo Funis Vermis. Al respecto remito a los trabajos del Sr Andreas Kalcker, con página web propia.

Casi todos presentan déficits de acidez gástrica y de enzimas pancreáticas, acidez intestinal (en vez de alcalinidad), predominio de flora intestinal patógena con bacterias de putrefacción y cándida penetrante en pared intestinal, síndrome del intestino permeable, déficit de enzimas intestinales desdobladoras de azúcares (disacaridasas) y de proteínas y grasas, déficits nutricionales, especialmente de B12 y otras vitaminas y minerales. También se ven casos de PANDAS dentro del autismo, es decir, alteraciones psiquiátricas y neurológicas por presencia de anticuerpos anti estreptococo b hemolítico.

Es muy característica la ausencia de parámetros alterados en la analítica, no presentan eosinofilia o IgE alta aunque se vean los gusanos en las heces. La propia vitamina B12 puede estar elevada y no ser funcionante al ser producto del sobre crecimiento bacteriano anómalo intestinal y no fisiológica, útil.
Es característica la presencia de "biofilm", una composición blanquecina que ocupa las paredes intestinales y que al expulsarse se confunde con endotelio intestinal sin serlo. Es una mezcla de reacción inflamatoria intestinal con leucocitos degenerados, cándida organizada, metales pesados, bacterias y virus con parásitos asociados.

Muchos tienen también problemas hormonales, como hipotiroidismo, que revierte al desparasitar. En paralelo, pueden presentar convulsiones y otras alteraciones neurológicas.

Si quieres conocer qué tratamientos debe recibir un niño con autismo o cómo debe ser escolarizado, visita la segunda parte de esta interesante entrevista.