domingo, 11 de agosto de 2013

LA GENERACION .NET

Resumen de la Ponencia "Ser padre de la generación .Net en la era digital", ofrecida por Doña Silvia Pradas Montilla, Psicopedagoga y Profesora Universitaria experta en tecnología, durante la I Jornada de Expertos Educativos, organizada por el Colegio Pasteur Arroyomolinos y patrocinada por Singladura.

En su conferencia, Pradas ha querido ofrecer unas breves pinceladas acerca de un momento realmente apasionante.

"Pensando en el colegio Pasteur, que iniciará su andadura a partir de septiembre, la nota característica es que prácticamente todos los alumnos de este colegio habrán nacido en el siglo XXI; y este detalle ya les significa.

En el vídeo superior se observa a una niña que juega con una revista y se pregunta si la revista puede estar rota, porque ella interactúa, toca la revista, pero la revista no la da ninguna respuesta. Se llega a plantear -incluso- si su dedo no funciona, porque ella presiona pero la revista no reacciona. Prueba su dedo sobre su muslo y piensa que el dedo está bien. Es, en definitiva, algo anticuado para ella. La niña solicita un juguete que resulte atractivo para ella y que la llame la atención (una tableta). Y este es el entorno en el que los niños se están educando, pudiendo pasar horas y horas delante de la tecnología sin percatarse del tiempo que está trascurriendo. Pero su búsqueda es siempre de análisis, de comparación de toda esa información que reciben, “estimulando constantemente su creatividad”. Hay que ser muy cuidadosos con la creatividad de los menores. No hay que coartarles la creatividad. Silvia se ha referido a la anécdota de Sir Ken Robinson, cuando le preguntó a una niña “¿Qué estás pintando?" La niña respondió que estaba pintando a Dios, a lo que Robinson le replicó que eso era imposible porque “nadie ha visto nunca a Dios”. “Deme un par de minutos que termine”, le repuso la niña. Los elementos que caracterizan a los niños nacidos en el siglo XXI, y que ha quedado en definirse como Generación .Net, es que reciben imágenes a través de una comunicación así como la interacción de dicha comunicación.

Globalización 3.0
Los niños necesitan comunicar, ser oídos. Se plantea incluso que estamos viviendo la globalización 3.0. La globalización 1.0 coincide con el descubrimiento de América, donde el foco de atención eran los países, es decir, sumar territorios. Una segunda globalización fue en torno a 1800, donde el foco se puso en la creación de empresas, en la riqueza, en la revolución industrial. Y la 3.0 pone el foco de atención en la persona. Y supone una oportunidad increíble para los investigadores y los docentes al entender a cada persona como una unidad. La tecnología es el único instrumento que ha permitido llevar la información al cerebro, para que éste procese esa información, convirtiéndola en conocimiento. Pero el cerebro pertenece a un cuerpo, y ese cuerpo también necesita su propio desarrollo, siendo capaz de discernir entre el bien y el mal, siendo el entorno quien le configura.

En este sentido, el paradigma educativo también ha ido cambiando con el paso del tiempo. Al principio nos centrábamos mucho en la figura del profesor, siendo éste el único que utilizaba la tecnología. Luego, hemos dado un gran paso y hemos consensuado que la importancia real debe estar en el alumno, devolviendo el protagonismo al niño en el proceso educativo. Hoy podemos hablar de aulas interconectadas, donde aprendemos entre iguales, con un profesor que es capaz de abrir espacios de aprendizaje. Y los niños adquieren conocimiento gracias a sus profesores e incluso a través de personas que –posiblemente- jamás tengan oportunidad de conocerse presencialmente, pero que gracias a la red podrán conocer y contactar, porque son mente abiertas.

El conectivismo viene a decir que nuestra inteligencia nunca será superior a la suma de la inteligencia de todos. Es decir, tenemos que poner nuestra inteligencia al servicio de otros, desarrollar nuestro propio talento; y el talento será al final la suma de esas características y atributos. Y este es el reto de los padres hoy: descubrir el talento de nuestros hijos, descubrir el talento de nuestros alumnos, que no sean una imagen de lo que querrían ser. Cuando los niños usen las redes sociales hay que enseñarles a que sean ellos mismos, en el mundo online; y ellos mismos en el mundo offline, en cualquier situación, puesto que el rastro en Internet nunca se borra. Hay que enseñarles a que sean auténticos y con seña de identidad.
Que cada comportamiento sea capaz de definir al alumno. Hoy las empresas de RRHH buscan el rastro que el candidato ha dejado en la red. La clave está en poder ser serviciales y ayudar a nuestros compañeros, porque tenemos una visión del mundo coherente.

Hoy es posible trasmitir valores gracias a Internet. Y aquí es donde hay que centrar al nativo digital que, en el fondo, no tiene contenido; tiene intuición pero hay que darle –a través del profesorado- información. En este sentido, hay que contar con recursos para protegerles en la red (Twitter de la policía, software de control parental, etc.) Los datos generan información. Pero esta información ya no es sinónimo de poder, pues está al alcance de cualquiera. El poder está en el conocimiento, que es aquello que cada uno hace suyo, para convertirlo en sabiduría".

Pradas ha concluido su ponencia abogando por una comunidad educativa que sea capaz de trabajar en equipo, como una inteligencia colectiva que permita multiplicar el capital.