viernes, 24 de mayo de 2013

CUIDADO CON LA ESPALDA


Una de las preocupaciones que asume cualquier director de un centro educativo, a la hora de adquirir mobiliario escolar, es saber si los pupitres y/o sillas donde alumnos y personal docente y no docente serán lo suficiente cómodos, a tenor del uso intensivo durante la jornada laboral.
En SINGLADURA, te damos unas pistas no sólo para lograr una ergonomía más óptima de alumnos y profesores, sino para que tu centro pueda convertirse en un referente de comodidad en el sector educativo.

El uso de taquillas evita cargas de peso innecesarias a los escolares
Si su centro cuenta con espacios amplios en torno a las aulas, la disposición de taquillas para que los alumnos puedan guardar en ellas el material escolar será bien recibido por los padres de los colegios. De esta manera se evitarán tener que ir cargados todos los días con libros de texto y material complementario. Este pequeño detalle -que para muchos colegios puede sonar a quimera- es una realidad no sólo en EEUU, sino en otros países europeos como Inglaterra y Holanda.


Respeto al mobiliario, los alumnos deben adoptar posturas cómodas e higiénicas así como utilizar sillas y mesas adecuadas a los diferentes rangos de edad. En el aula, la disposición de los pupitres y/o sillas respecto a la pizarra debe ser adecuada. En ningún supuesto deben anclarse al suelo mesa y silla puesto que en tal caso no se podrá variar la separación entre estos dos elementos.
Todos  los productos que comercializa Singladura cumplen rigurosamente la normativa europea para mobiliario escolar UNE-EN1729-1. Dicha normativa concreta las diferentes dimensiones que tienen que tener las sillas empleadas por los escolares, los espacios libres mínimos que tienen que tener las piernas o los requisitos para sillas y mesas plegables, entre otras cuestiones.
Una buena silla debe permitir que la espalda quede cómodamente reposada

Sabía que:
-      El 70% de las horas que pasa un alumno en un colegio está sentado.
-      Ese alumno pasa un 50% del tiempo atendiendo explicaciones y sólo un 30% escribiendo.
-      La profundidad del asiento debe ser compatible con el uso del respaldo.  Es decir, asientos muy profundos impiden que se use el respaldo y asientos poco profundos concentran el peso del cuerpo en un área reducida de las nalgas.
-      La altura de la mesa, que depende de la altura de la silla, debe ser la justa para apoyar  los antebrazos sin necesidad de encorvarse ni elevar los hombros. Asimismo, su profundidad debe permitir colocar "cómodamente" los elementos de trabajo, libros, etc.

Más información en www.singladura.net